Ha llegado a nuestras manos un decálogo del torero, cuyo autor es Miguel Gayo Velasco y que está fechado en el año 1966. Dice así:
Primero.- Amarás a tu profesión como a ti mismo. O lo que es igual: Te entregarás enteramente a tu vocación como finalidad principal. Lo demás, siendo bueno y beneficioso, habrá de ser secundario, pues llegará por añadidura.

Segundo.- No jurarás jamás que harás lo que debes hacer en pro del arte, y luego, con olvido malicioso, hagas cosa distinta de lo que has prometido.

Tercero.- Santificarás como Dios manda a tu profesión, cumpliendo con honradez cada día tus obligaciones, como torero y como hombre.

Cuarto.- Honrarás al arte, al valor y al público a quien te debes.

Quinto.- No serás mal compañero, ni desearás daño a ninguno, pues eres hermano de los demás, ante el común peligro. Tampoco atentarás contra ti, por ignorancia inexcusable.

Sexto.- No realizarás actos ni omitirás acciones que vayan dirigidos a prostituir a la Fiesta de los toros.

Séptimo.- No privarás a los espectadores del máximo que puedas dar en cada una de tus actuciones. Lo contrario es pecado grave.

Octavo. No calumniarás ni rebajarás a los demás compañeros, ni en tu provecho ni en provecho de los demás, y mucho menos te valdrás de sus defectos para disimular los tuyos.

Noveno.- No desearás cubrirte de gloria que partenezca a los demás, sino que en todo caso y con la debida moderación, usarás sin soberbia la tuya.

Décimo.- No codiciarás ni el honor, ni el dinero, que no seas capaz con tu valor y con tu arte.

Este es el decálogo del torero, ¿qué os parece?

¿Cómo quedó Cagancho en Almagro?

Curralia Te Ofrece Asesoramiento Laboral Gratuito De La Mano De Ayuda Letrada

Únete al grupo de El Diestro y Olé en Facebook

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro