Ada Colau, mal nombre localidad natal de Pepe Rubianes
Placa de la calle de Pepe Rubianes

EL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA MEZCLÓ EL TOPÓNIMO EN ESPAÑOL Y EL GALLEGO

La alcaldesa de Barcelona no da una. Además de llamar “facha” a un héroe de la Guerra de Cuba y de dedicarle una calle al hispanófobo Pepe Rubianes, metió la pata con la placa de esa calle.

Una universidad pública catalana critica que un gallego denomine ‘avenida’ a una avenida
“La Toja no existe” y otras 7 tonterías muy habituales sobre los topónimos de Galicia

Como ha señalado esta mañana Galicia Bilingüe, el topónimo de la localidad gallega en la que nació el actor está mal escrito, como se observa claramente en la foto de la placa que difundió el propio Ayuntamiento de Barcelona:

El nombre que figura en la placa no concuerda ni con el topónimo en español ni con el topónimo en gallego. En el primer caso sería “Villagarcía de Arosa” (éste es, de hecho, el topónimo que figura en la noticia de la web del Ayuntamiento), y en el segundo sería “Vilagarcía de Arousa”. En la placa se ha hecho una mezcla del topónimo en español y del topónimo en gallego: una chapuza. Es de suponer que el texto para la placa se lo remitió el Ayuntamiento a los encargados de elaborarla. Lo que ahora hay que preguntarse es si se va a cambiar esa placa por haber metido la pata con una letra ele, y cuánto costará cambiarla.

Los topónimos oficiales y la ley del embudo del nacionalismo

Como ya señalé aquí el pasado mes de enero, aunque el nacionalismo catalán exige que en el resto de España se usen los topónimos oficiales en catalán de las localidades de Cataluña, en las calles de las ciudades catalanas no se usa la toponimia oficial de ciudades del resto de España, sino la forma catalana. La aplicación de la ley del embudo al ámbito lingüístico.

Nombres de calles con los topónimos en catalán

A modo de ejemplo, en el callejero de Barcelona podemos encontrar un Carrer de Saragossa, una Plaça d’Osca, una Plaça de Castella, un Carrer d’Aragó, un Carrer d’Andalusia y un Carrer de la Corunya, que emplean los topónimos en catalán, respectivamente, de Zaragoza, Huesca, Castilla, Aragón, Andalucía y La Coruña. ¿Por qué se obliga al resto de España a usar topónimos en lenguas regionales en la señalización, y sin embargo en las calles catalanas se autoriza esto?

Fuente