revolución de las arrugas

Escribía hace algunas semanas un artículo que titulaba “Cincuenta años después: 1968 desde la perspectiva de 2018”, en el que, entre otras cosas, destacaba a ese sector de la sociedad situado entre 60 y 80 años -límites ambos, flexibles, por supuesto-  al que llamaba “Tercera Juventud”, muchos de ellos, todavía, en “buenas condiciones físicas y sobre todo mentales, cargados de conocimientos y con una gran experiencia profesional y vital, además de buenas dosis del sentido común que la edad suele llevar aparejado -aunque esto no está garantizado, visto lo visto-“.

Recordaba también que los que nos encontrábamos en esa horquilla de edad podíamos tener en nuestro haber la capacidad de “poner en perspectiva lo vivido en los cuarenta y un años de democracia, recordar lo que recibimos en nuestra juventud y aportar mucho en la búsqueda de una solución definitiva” y, añado ahora, centrada.

Y terminaba con esta frase: “los ‘jóvenes del 68’ estamos ya hasta el gorro -perdón por la expresión- y si no cambia el rumbo, tendremos que organizarnos y hacer algo”.

Pues bien, cinco de esos “jóvenes del 68”, que también fuimos rebeldes entonces -ojo, rebeldes, que no anárquicos- y que “reunimos” la nada despreciable cifra de casi trescientos cincuenta años de vida y, lo que es más importante, más de doscientos de experiencia profesional intensa, en diferentes campos y sectores, y desempeñado puestos de responsabilidad en la mayor parte de nuestra vida laboral, nos hemos “hartado”, cincuenta años después, de tantas palabras hueras de políticos veteranos -que no parecen hacer mucho- o noveles -que tampoco apuntan a los verdaderos problemas-, y de “diagnósticos de la situación” de muchas “viejas glorias” -que no lo hicieron cuando aparentemente pudieron, si es que no contribuyeron activamente al desaguisado, en muchos casos- y “analistas” múltiples, teledirigidos -nunca mejor dicho- en buena parte por sus medios, decidimos poner en marcha en la red social Facebook, a finales de Enero pasado, un grupo que se bautizó como “Asociación de Jubilados Españoles”, con su acrónimo AJE, al tiempo que se presentaba la solicitud de inscripción en la Subdirección General de Asociaciones, Archivos y Documentación del Ministerio del Interior. En este periodo, dos meses escasos, el grupo creció hasta los casi 17.000 miembros, pese a la criba de solicitudes que los administradores fuimos realizando cuando la “candidatura” ofrecía dudas por su significación política extrema, muchas veces “mareante”, dando lugar por ahora a más de quince “delegaciones” provinciales, igualmente virtuales, que ya están funcionando además de la página central.  Pues bien, esa “virtualidad” más que esperanzadora está en vías de hacerse realidad tras la Resolución del mencionado Organismos de fecha 9 de Marzo por la que se nos inscribe en el correspondiente Registro Nacional de Asociaciones con el número 615.189 en su Sección 1ª.

Queremos dejar claro que nuestra Asociación no tiene -ni ha tenido- nada que ver con las manifestaciones registradas hasta ahora en distintas ciudades de España bajo el lema de “Marea pensionista”, que en el mismo ya deja pistas de quienes pueden estar detrás de ese intento de politización de las preocupaciones de este colectivo con un objetivo claro de movilizar la calle -como ya se hiciera en los primeros años de este siglo hasta el aciago 2004- desde una ideología marcada que siempre recurre a lo mismo cuando las urnas no le favorecen. No deja de ser curioso que los que decían que no se dejara votar a los mayores o que el problema de las pensiones se resolvía acabando con ellos, son los mismos que, ahora, en vísperas electorales, quieren subirles las pensiones.

No quiero decir que los organizadores de esta iniciativa no tengamos nuestras propias ideas, pero sí que no pretendemos marcar en AJE ninguna línea ideológica -sí excluir cualquier extremismo-, sino que estamos abiertos, en lo posible, para tratar de reunir al mayor número de jubilados que nos identifiquemos con los problemas comunes de nuestro colectivo, sin desinformaciones ni demagogia que enmascaren los verdaderos fines. Somos conscientes de que no podemos obviar que, en un país democrático y civilizado, la única forma de influir y tratar de resolver cualquier cuestión que afecte a la sociedad, tiene que ser interviniendo directamente en la política, causante, por actuaciones indebidas -e injustas a veces- o por inacción y, por tanto, consentimiento con lo encontrado hecho por otros, de los problemas que nos puedan afectar. En esa línea nuestro objetivo final pasa por poder estar en los lugares en los que se deciden las cuestiones que afectan al día a día de nuestros futuros representados y, en esa línea, y si contamos con los apoyos suficientes, comparecer a las convocatoria electorales que consideremos oportunas, en las circunstancias y con las personas -las más preparadas en cualquier caso- que en su momento se decida por las asambleas de afiliados y sus órganos de gestión correspondientes.

Como consta en el punto 3 de los Estatutos aprobados, la AJE se constituye con la finalidad de “La defensa y gestión de los intereses de las personas jubiladas españolas o residentes en España”, para lo cual “se realizarán las siguientes actividades: 1. Estudio y análisis de la problemática que afecta a los fines para los que se crea la Asociación. 2. Reuniones periódicas con Agentes Sociales en ellos implicados. 3. Configuración de propuestas tendentes a conseguir dichos fines y 4. En su caso, participación en Foros de debate y en cuantos Organismos contemplen decisiones relacionadas con los Jubilados”.

En nuestra página de Facebook se publicó el Manifiesto que inspira la Asociación -que invito a leer- y del que sólo voy a destacar que nuestro objetivo es “llegar a los órganos de decisión para tratar de aportar a la sociedad lo que de ella recibimos: conocimiento, experiencia, saber y capacidad de priorización de los problemas que más afectan a este colectivo”, cada día más numeroso, pasando por la lucha por unas pensiones dignas; la inclusión en el sistema de prestaciones de la Seguridad Social de necesidades -que no caprichos- no cubiertas actualmente; residencias para Mayores, públicas, dignas y suficientes; tratamiento fiscal justo, sin duplicidad impositiva en el I.R.P.F, apoyo en necesidades de consumos de primer orden -luz, gas y agua- o un injusto gravamen del I.B.I. para determinadas personas, por citar sólo algunas.

En nuestra opinión, el asunto de las pensiones requiere un análisis riguroso que seguramente debería pasar por una revisión del sistema más que centrarse únicamente en si es mucho o poco el 0’25%, que desde luego es poco, o si se deberían revisar con el IPC o más o en función de la cuantía de las mismas. En estas últimas semanas se ha tratado el asunto con absoluta demagogia y como si hubiera sido un tema aparecido de repente. Al parecer nadie había “reparado” hasta ahora en que desde que llegó al Gobierno el Partido Popular -más de seis años ya- las pensiones están subiendo un 0’25% anual, ni en que en 2010 Zapatero las había congelado y todo se quedó en una interpelación en el Congreso por parte de la Oposición del PP, que no se tradujo en nada. Tampoco que entre 2007 y 2017, según he leído en algún medio, “las pensiones aumentaron un 16,50% mientras el IPC acumuló un crecimiento del 16,53%, es decir que la pérdida real de poder adquisitivo habría sido de apenas el 0,03%” en dicho periodo. Recordemos que hubo varios años en los que la inflación media fue negativa y que, hasta que se congelaron, las pensiones se revisaban en relación con el IPC. Pero no se trata de arreglar el asunto aquí y ahora, que no podría, sino de dejar constancia de que el tema es más complejo de lo que se quiere transmitir y de que la decisión tiene que ser muy sopesada para no agravar aún más el problema. Tampoco se debe olvidar que el Sistema de la Seguridad Social cerró 2017 con un déficit de 18.800 millones de euros, según dijo la ministra de Empleo, Fátima Báñez, lo que requerirá un gran esfuerzo para equilibrar las cuentas y puede que sea necesario que algunos gastos de la Seguridad Social pasen al Presupuesto -algo que tal vez debería haberse hecho antes-. En fin que la cosa no es tan fácil como se quiere dar a entender fijándonos exclusivamente en el nivel de subida aplicable, como hacen algunos.

Ese será uno de nuestros objetivos en AJE porque, como dice uno de nuestros compañeros “no sólo se trata de hacer peticiones sino de aportar soluciones”. Queremos pasar “de ser objetos pasivos a sujetos activos”, como cierra nuestro Manifiesto, antes mencionado.

El descontento, la calle, los salvapatrias y el buenismo judicial que acaba aceptando todo

¿Quieres Trabajar En Port Aventura?

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

También te puede interesar…

Buscar empleo en Curralia

Conocer todas las curiosidades del mundo de los toros

Leer sobre temas paranormales, OVNIS y misterios

Temas Curiosos

Cómo, qué, por qué, para qué…

1 Comentario

  1. Todo lo que se cimienta sobre una mentira,está abocado al fracaso, la mentira tiene las patas muy cortas.
    Sois un grupo de derecha extrema que queréis haceros pasar por apolíticos engañando a la gente, Aunque nada más entrar ahí se ve el tigrillo que destilais,y al que os caza lo bloqueados o tiene que soportarbel acoso de los perros de presa que por allí pululan, mentís sistemáticamente y omitis lo que os da la gana, ni un comentario de la multitudinaria manifestación de Bilbao en la que en cabecera no hubo ni una referencia política, donde está esa manifestación patrocinada por bildu cómo está todo el día cacareando una tal Anne miren fernandez!?
    Estais agazapados bajo excusas pueriles, mientras los demás salen semana tras semana a dar la cara y manifestarse, pero claro luego saldría como buitre a recoger los réditos, y ni mucho menos queréis pensiones dignas parará todos, solo para vosotros, que manda narices que después de la precariedad a la que nos ha abocado el PP le sigáis defendiendo, ah no! Que sois apolíticos! Jajajaja
    Y ya para remate todo el día con que queréis formar un partido político o plataforma para entrar en el Congreso, claro claro los apolíticos….

Comments are closed.