Ayuntamiento de Córdoba
Palacio Episcopal de Córdoba (commons.wikimedia.org)

Córdoba está gobernada por la izquierda rota, en tres grupos: socialistas, comunistas y podemistas. Pero en temas de la Iglesia Católica están unidos.

Su gobierno no es para todos los cordobeses, propiedad de identidad de la izquierda,  van contra quienes no son de izquierda. Y muchos y básicamente son antiiglesia.

Sin embargo, la derecha no va contra la izquierda sino que las respeta, pero defiende sus derechos humanos y civiles y religiosos cuando la izquierda se ensaña. Y lo hace civilmente.

Es vergonzoso lo que el Ayuntamiento de Córdoba con la alcadesa y el comunista García, obstaculizen por tercera vez las obras del Palacio Episcopal. Él, que estudió en el colegio público “Santuario” se cree con bula para incumplir los acuerdos entre Cultura y Episcopado. Y que se examine no sólo del octavo mandamiento, del que acusa a la Iglesia, sino de todos y especialmente del segundo en que se reduce los diez mandamientos de la ley Dios que es para todos los hombres, nos guste o no nos guste: amar a los demás como a ti mismo. Y el décimo: No codiciaras los bienes ajenos. Ejem.

La talla política de los independentistas

El Nuevo Centro Hospital QuirónSalud De Córdoba, Busca Personal

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

Compartir
Artículo anteriorLa izquierda gana la batalla del lenguaje y trata siempre de ganar la calle
Artículo siguienteRefutando las mentiras del feminismo
J.R. Domínguez
Hombre de amor a la libertad y al humanismo cristiano en el mundo occidental. Nacido en Córdoba, doctor en Geografía por el Instituto Juan Sebastián Elcano del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la Universidad de Zaragoza. Profesor Titular de Universidad de Análisis Geográfico Regional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.