Carles Puigdemont y Josep Lluis Trapero

El ex president le agradeció que los Mossos no hicieran nada el 1-O, según documentación a la que ha tenido acceso El Mundo.

 

El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, agradeció al mayor Trapero la inactividad de los Mossos el 1-O, según correos electrónicos intervenidos por la Guardia Civil y publicados por El Mundo. Puigdemont también intentó recabar el apoyo de la Masonería o de políticos estadounidenses influyentes para que secundaran su iniciativa.

Asimismo, reflejan cómo el ex vicepresidente Oriol Junqueras dispuso de 3,4 millones de euros públicos para financiar el referéndum tras coordinarse con el ex conseller Jordi Turull.



A su vez, que ex conseller de Interior Joaquim Forn dio instrucciones precisas a la policía autonómica catalana para permitir la votación y eludir las prohibiciones judiciales o que contempló expresamente que hubiera una “escalada de violencia” si se mantenía el referéndum.

En el buzón del ordenador de Puigdemont figura “su agradecimiento a Trapero por no impedir el pseudoreferéndum del uno de octubre a pesar de haber recibido órdenes judiciales que así lo establecían”.

Este episodio se produjo concretamente el 20 de octubre a las 17.49 horas. Puigdemont dio orden de que se “ultimara una carta realizada por él para firmarla”. Y añadió que después se la debían “entregar en mano al intendente Josep Lluís Trapero”.

Entre los mails de Puigdemont destaca también uno en el que el director de la Oficina del presidente de la Generalitat le plantea que pudiera ser de interés “la organización de un acto masónico que le daría trascendencia internacional y evitaría el aislamiento que prevén de la comunidad internacional”.

De manera paralela, también queda reflejado en un correo del 20 de junio pasado cómo el empresario Xavier Vinyals confirma al ex president una reunión con el ex senador estadounidense Chris Dodd con objeto de “dar a conocer el proceso catalán hacia la construcción de un estado independiente y, en la medida de lo posible, simpatizarlo”.

En referencia a Junqueras, sus propias comunicaciones revelan que el 25 de agosto pasado el ex conseller de Presidencia Jordi Turull le remitió una carta en la que le pedía “una aportación extraordinaria de 3.430.000 euros para una campaña de contenido cívico, que finalmente se trató de la campaña para promover la realización del referéndum del 1 de octubre”.

La Guardia Civil añade que “se puede concluir que Junqueras en el ejercicio de sus funciones facilitó la financiación de la campaña publicitaria para difundir el referéndum, valorada en 3.430.000 euros y que finalmente gracias a sus decisiones se difundió de forma parcial”.

La Guardia Civil efectúa un cruce entre estos correos y las llamadas intervenidas al número dos de Junqueras, Josep Maria Jové, en las que éste asegura que Turull está “apretando como un loco” para que el ex vicepresidente autorice esa disposición de dinero.

En cuanto a los correos incautados confiscados al ex conseller de Interior Joaquim Forn, recogen cómo “era informado siempre por Trapero de todas las instrucciones que recibía Mossos d’Esquadra por parte de las distintas fiscalías y tribunales relacionados con el referéndum así como de todas las respuestas a los mismos”.

La Guardia Civil detalla asimismo un informe que Trapero remitió a Forn en el que señala como probable que durante el 1-0 se produjera “una escalada de violencia” independentista para proteger los centros de votación.