pólvora del rey

Si en algo coincide la clase política española es en la ‘esquizofrenia política’ entre estar en la oposición o entrar en el gobierno. Según estén situados a un lado u otro de la barrera política, abogan por gastar lo que no tienen o bien por regatear hasta el último euro. El caso de las pensiones es paradigmático. Pedro Sánchez votó ‘por responsabilidad’ la congelación de las pensiones en época de Zapatero y ahora supongo que por ‘irresposabilidad’ quiere subirlas lo que el gobierno le dice que no se puede.

Se puede aceptar, yo lo dudo, que haya que congelar las pensiones en plena crisis, pero habrá que ser consecuente y hacer lo más parecido, subirlas un 0,25, cuando estamos saliendo de ella. Insisto en que yo pienso que ni lo uno ni lo otro y que el mínimo es que se muevan igual que el IPC, dado que no son una dádiva si no una devolución de justicia.
Esta actuación sobre las pensiones no es nada, económicamente hablando, si analizamos la realidad política.

Ahora mismo en el Congreso y después de que el gobierno vetara proyectos de la oposición por un valor de 87.000 millones de euros por no tener tanta guita, siguen vivos en espera de aprobación gastos por un valor de 29.000 millones de euros, 15.000 de ellos para el plan de la ‘prestación de ingresos mínimos’, una prestación de 426 euros a toda persona desempleada. Sin entrar en el debate de la conveniencia o no de esta medida, lo interesante es ver los posicionamientos: cuando mandas te niegas y cuando quieres mandar la haces ‘casus belli’ de tu iniciativa política.

Es evidente que esta suerte de posicionamientos podrían deberse a la preocupación social de nuestros políticos y a la ratería de los mismos cuando gobiernan porque saben que la máquina de hacer dinero tiene un límite. Desgraciadamente todos coinciden en que los gastos, por muy idiotas que sean, no se bajan y solo contemplan más prestaciones si suben ingresos vía impuestos.

¿Por qué cuando mandan se resisten si sigue siendo disparar con pólvora del Rey y gastar más trae votos? Pues es fácil: porque subir impuestos, única opción que contemplan, le quitaría muchos votantes al que gobierna y los sube.

No entiendo nada. Si gobernar es priorizar según tus propios principios ideológicos, ¿por qué se cambian tan fácil según gobiernen o no? ¿Alguien me lo explica?

@jmfrancas

Canal de YouTube del autor

Partitocracia gratuita

Hotel de lujo en Ibiza contrata personal para la temporada 2018

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

También te puede interesar…

Buscar empleo en Curralia

Conocer todas las curiosidades del mundo de los toros

Leer sobre temas paranormales, OVNIS y misterios

Temas Curiosos

Cómo, qué, por qué, para qué…

Enlaces patrocinados:
Artículo anteriorQue hemos hecho para merecer esto
Artículo siguienteYo no soy Ana Julia Quezada
Josep Maria Francàs Porti
Biólogo. Ex profesor (Enseñanza media y superior), ex editor (Editorial de Ciencias y Letras), ex político (Municipio y CCAA). Periodista y, sobre todo, verso suelto e inclasificable. No entiendo nada. ¿Alguien me lo explica?