Jordi Sánchez y Jordi Cuixart

La Guardia Civil tiene todos los correos en los que hablaban de provocar “un tsunami en todo el país”, “mantener la parroquia movilizada” o que “no salga la Guardia Civil”

Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, los líderes de las organizaciones ANC y Òmnium Cultural, dieron instrucciones para impedir la actuación de las Fuerzas de Seguridad y ponen de manifiesto que no dudaron en emplear a “personas mayores y a niños”, según los correos electrónicos incautados por la Guardia Civil de sus cuentas, publicados por El Mundo y que ya obran en poder de Pablo Llarena.

El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, y su junta directiva tenían pocas dudas de que las ilegalidades que estaban cometiendo les llevarían a prisión si la independencia de Cataluña no salía adelante. Ello se deduce de un correo electrónico enviado por el propio Cuixart el 14 de agosto de 2017.

En él reclama a su junta una campaña “más bestia y potente” en favor de la independencia para provocar “un tsunami en todo el país”. En la misiva reclama un incremento del presupuesto de un millón de euros. La mitad del dinero se guardaría “en las longanizas”, término que la Guardia Civil no logra identificar, y el resto “para la campaña de defensa de la Junta Directiva” cuando quieran meterlos “en la cárcel, haciendo una campaña muy potente de gran repercusión internacional”.

Un mes antes, la directiva de Òmnium había descrito en otro correo el papel que Jordi Cuixart debería desempeñar en la culminación del procés. Su primer objetivo era “ser protagonista como presidente de Òmnium, y ser un líder capaz de movilizar a la gente cuando sea necesario; mantener a la parroquia movilizada y tensionada”. Este mail data del 17 de julio.

En otro documento con instrucciones remitido por Cuixart ordena a sus incondicionales mantener una posición de “resistencia pacífica” ante la intervención de la Policía o de la Guardia Civil y, al mismo tiempo, impedir que los agentes que intenten incautarse de las urnas puedan salir de los colegios.

“La Guardia Civil está empezando a impedir la votación en algún colegio haciendo servir la fuerza. Ante ello: Resistencia pacífica. Si la Policía o la Guardia Civil han entrado y quieren requisar el material, no les dejemos salir”, escribe.

En otro correo electrónico interceptado a Jordi Sànchez y que data de sólo tres días antes del 1-O figuran las siguientes instrucciones: “Aparcar coches particulares delante de los colegios electorales (…) para hacer grandes colas para hacernos amos y señores de las avenidas y carreteras en el entorno de los colegios”. El mail, que es remitido a Sànchez por un cargo de la ANC, dice que es una idea “inspirada en los agricultores”, a quienes invitan a participar “con tractores”.

También instaron a sus afiliados a que llevasen a menores y ancianos a los colegios electorales en previsión de la intervención de las Fuerzas de Seguridad. Un correo electrónico del día previo al 1 de octubre daba la siguiente instrucción.

“En caso de presencia policial, siempre actuaremos desde la resistencia pacífica: hay que garantizar ser mucha gente de todas las edades”, añade Cuixart.

En un correo incautado por la Guardia Civil en la cuenta de Jordi Sànchez figuraba un esquema de las posibles circunstancias que podrían interrumpir el procés. Eran cuatro: la ilegalización, la apertura de causas judiciales (como al final ha sucedido), la apertura de campañas de información “con censura a los diarios” y, también, “la creación de violencia”. En este último caso preveían la aparición de “grupos armados catalanes” y de “grupos armados de extrema derecha”.



Tampoco tenían previsto detener su actividad ni aunque en un hipotético referéndum ganara el no. Un correo entre varios directivos de la ANC, entre los que figura el propio Jordi Sànchez, animaba a preparar dos escenarios. En el primero, en que ganara el sí, “entran en vigor las leyes de transitoriedad, se declara la independencia y se crea la asamblea constituyente de Cataluña”.

En el segundo, si ganara el no, “habrá que trabajar en un nuevo referéndum sobre la ratificación del Estatut y trabajar para que se rechace para volver a comenzar un proceso constituyente”. “Sea cual sea el resultado, nosotros impulsaremos los cambios para defender que se inicie el proceso constituyente institucional, para que entren en vigor las leyes de transitoriedad (…) y para que se convoquen elecciones constituyentes”.

Leer más