Nos llega una anécdota que queremos compartir con todos nuestros lectores y amigos. Resulta que Salvador Sánchez Frascuelo se anunció en la plaza de toros de Tolosa un 25 de junio de 1866 como único espada.
Cuando el torero de Churriana toreaba de muleta al quinto toro se escuchó un grito en la plaza. ¿Y a qué se debía ese grito? Resulta que el astado que esperaba para salir en sexto lugar había derribado a cornadas la puerta del chiquero, presentándose en el redondel.

Esta situación provocó un gran espanto. Frascuelo, ante la situación dejó al toro que estaba lidiando y salió en busca del nuevo enemigo, al que llamó desde lejos con la muleta, citándolo y esperándolo. Al llegar el toro a su jurisdicción Frascuelo le dió una estocada en el costillar, que hizo rodar al toro a sus pies.

Una vez muerto este “invitado”, volvió el maestro a por el quinto toro, con el que acabó la lidia y despachó de una estocada superior.

La ovación que recibió Frascuelo fue indescriptible. El público saltó a la plaza llevando a hombros al matador hasta la fonda en la que se hospedaba Salvador Sánchez.

Biografía de Frascuelo

¿Alguna vez viste esculturas de agua tridimensionales y animadas? VIDEO

Únete al grupo de El Diestro y Olé en Facebook

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro