Hoy queremos compartir con todos nuestros lectores y amigos del galleo, una suerte en desuso que, según cuentan las crónicas fue el gran Curro Cúchares el que la ejecutó con más acierto y mejor técnica.
La suerte del galleo se ejecuta con el capote a la espalda. Colocado así este, y jugando los brazos, se va llevando al astado alternativamente por ambos lados, corriendo ante el toro que le persigue en un zig – zag de embestidas, siguiendo el vuelo alternativo de la capa.

Francisco Herrera Arjona, Curro Cúchares, pudo aprender la técnica de la suerte del galleo en la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, bajo la batuta de Pedro Romero y Juan León, de la que fue uno de sus alumnos más distinguidos y aventajados.

No obstante también se habló de la ejecución de la suerte del galleo por parte de Francisco Montes “Paquiro“, del que el cronista Merimée dijo en 1842:

“Es el primer torero a quien he visto gallear al toro, es decir, presentar las espaldas al animal encorajinado, dándole la salida por debajo del brazo. Apenas se digna volver la cabeza cuando el toro  se precipita sobre él.

Algunas veces echándose el capote por los hombros, atraviesa el redondel, seguido del toro; el bruto, rabioso, le persigue sin poder alcanzarle, y sin embargo, va tan cerca de Montes que a cada derrote levanta el vuelo de la capa.

Tal es la confianza que inspira Montes, que para los espectadores ha desaparecido la idea de peligro, y no les queda más sentimiento que la admiración.”

El pase natural de Juan León

Ofertas De Empleo En SECURITAS DIRECT Para Varias Zonas De España

Únete al grupo de El Diestro y Olé en Facebook

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro