Umar Haque, profesor de religión islámica
  • Umar Haque habría instruido a niños de entre 11 y 16 años para realizar atentados a futuro en la capital de Inglaterra a través de juegos de roles y videos con violencia extrema.
  • Un tribunal británico condenó este martes a cadena perpetua, con un cumplimiento mínimo de 25 años, a Umar Haque, un profesor de religión islámica de 25 años que intentó formar a un grupo de niños para cometer atentados yihadistas en Londres.

Al parecer, su estrategia habría empezado instruyendo a 16 niños, el menor de los cuales tenía 11 años, para que formaran una “milicia” capaz de atentar en el futuro con armas de fuego y artefactos explosivos contra objetivos en la capital británica.

El magistrado Charles Haddon-Cave, de la corte penal de Old Bailey, indicó en su sentencia que Haque organizó juegos de rol y entrenamientos para instruir a los niños como terroristas sin levantar sospechas.

Haque, que enseñaba religión islámica pese a no contar con titulación de profesor, captó al grupo de menores en una mezquita el barrio de Barking, al este de Londres, donde los padres de los menores pagaban para que asistieran a lecciones extraescolares. La sentencia indica que los niños quedaron “traumatizados” por los crueles vídeos de propaganda del grupo yihadista Estado Islámico (EI) que Haque les mostraba.

El condenado “es un mentiroso peligroso. Es inteligente, elocuente y persuasivo, con una sonrisa fácil. Es narcisista y claramente disfruta del poder que ejerce sobre otros”, describe la sentencia. Además, los planes de Haque no habrían quedado ahí. El juez consideró que los planes del profesor para atentar contra objetivos como el Big Ben y el centro comercial Westfield, el mayor de Europa, constituían una amenaza “muy real”.

El comisario de la unidad antiterrorista de la policía británica Dean Haydon también afirmó, a los medios, que Haque es un “hombre peligroso” y agregó: “Cuando agentes especialmente entrenados entrevistaron a los niños, describieron cómo Haque les había mostradoterribles vídeos de violencia extrema terrorista, incluidas ejecuciones”, explicó Haydon.

“Los niños estaban paralizados por miedo a Haque”, quien “les dijo que se cernería sobre ellos un violento destino si le explicaban a alguien lo que estaba haciendo”.

(El tema del reclutamiento infantil dentro de organizaciones criminales es un tema difícil, no solo dentro del Estado Islámico. Sólo en 2016, Naciones Unidas advertía un aumento en el reclutamiento de niños en todo el mundo. Países como Afganistán, Irak, Siria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen están entre los países con mayor tasa de reclutamiento infantil.



Según el organismo, en países con Siria, las cifras se duplicaron con respecto al 2015. con 851 niños reclutados, mientras que en Somalia los números aumentan a 1.951.

La Unicef asegura que, de los 300.000 niños involucrados en el conflicto, “muchos de estos niños están directamente en la línea de combate y otros son obligados a ejercer como cocineros, mensajeros, esclavas sexuales, para realizar ataques suicida. Durante el tiempo en el que están vinculados a las fuerzas y grupos armados, son testigos y víctimas de terribles actos de violencia e incluso son obligados a ejercerla. Los traumas emocionales que esto les puede provocar son difíciles de superar”.

Leer más