hedor

Ya lo dije hace más de un año; y lo recalco hoy con más fuerza aún. En Cataluña hay instalada una casta, cuya principal característica es la hediondez política más profunda. Gentes de derechas y de izquierdas, aunadas por la mentira, la extorsión y la falta de respeto a la Ley, a la mayoría de los catalanes (que son decentes, aunque acogotados por el miedo) y al resto de los españoles, campan como chulos de barrio por toda la geografía catalana.

Aunque llevan choteándose de la Justicia, con virulencia desde hace muchos años, lo han hecho con más contundencia y descaro durante todo el año 2017 y lo que va de 2018, movilizando a sus incondicionales lameculos y matones de tres al cuarto, en tenebrosas romerías a pesar de que los Tribunales le han quitado siempre la razón.

Y aunque tienen fugados a los más cobardes, y encarcelados a unos cuantos, de los más significados, no cejan de sus indeseables desafueros, haciendo que Cataluña se encuentre al borde del abismo. Y para completar sus fechorías, ahora toda esa gentuza maloliente y cobarde quiere boicotear una vez más a España, negándole la bienvenida a nuestro Rey.

Como si S.M. Felipe VI gozase con percibir sus pestosos efluvios. La hediondez la ha encabezado, en este caso, la regidora de Barcelona, Inmaculada Colau, a la que siguen como borregos, el presidente del Parlamento de Cataluña y demás hordas independentistas. ¡Qué lástima! ¡Cómo están rompiendo, entre todos, aquella región española! Por ello, reitero lo que ya tengo dicho: Que a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, hay que añadir más artículos, para acabar con esta pestilencia insoportable.

El error de Irena Montera

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter