El 13 de junio de 2015 Manuela Carmena fue investida Alcaldesa de Madrid generando esperanzas de cambio en muchos madrileños y en no pocos Policías Municipales de Madrid.

Son muchos los problemas endémicos que arrastra un Cuerpo centenario, que tiene la sacrosanta obligación de velar por los derechos y libertades de todos aquellos que transitan vitalmente por la Capital de España. Por ello, la llegada de un nuevo equipo de gobierno generó, al menos, la expectativa de que las reformas que tanto se necesitan vinieran de la mano de quienes, en ese momento, arribaron a la política vendiendo frescura, dignidad e imparcialidad.

Camino de tres años después, la realidad en la Policía Municipal no es muy distinta de aquella que heredó Carmena. Equipos de dirección política desnortados, rimbombantes y oportunistas unidades/proyectos que lejos de sumar lastran el trabajo diario de los que dan la cara con los ciudadanos, dirección policial desaparecida la mayor parte de las veces, cómplice complaciente casi siempre y una plantilla que mengua irremediablemente en número y aliento.

Los Policías hartos de tanto despropósito y frustrados por las limitaciones que les imponen para ofrecer el mejor servicio a los ciudadanos; han unido fuerzas, las pocas que les quedan, para poner de manifiesto, esta vez en las RRSS, el grave tránsito a que les está obligando el Gobierno de la Sra. Carmena.

Estos días podemos ver en Twitter dos Hashtags: #CarmenaNOabandonespolicias y #policiademadridbajominimos. Tras ellos hay un movimiento reflexivo y no ofensivo, que trata de poner de manifiesto algo que como ciudadanos no debemos obviar: Las policías locales, y concretamente la Policía Municipal de Madrid, son las que más competencias despliegan en su trabajo diario. Sería absurdo enumerar el sinfín de ocasiones en las que el Ayuntamiento u otras instituciones, se apoyan en estos profesionales para ejecutar sus políticas. Sin olvidar la sempiterna labor que estos realizan velando por la seguridad de los ciudadanos, a niveles casi siempre desconocidos por el gran público y reiteradamente ocultados por las diferentes direcciones políticas en vergonzosa connivencia con las policiales.

La grave crisis profesional que sufren los agentes y por extensión los ciudadanos que no ven cumplidas sus expectativas respecto a estos, tiene varias causas. Que duda cabe que los recortes presupuestarios impuestos desde el Gobierno tienen su efecto. Pero tratar de justificar una más que errática trayectoria política amparándose en ellos, no hace sino destapar la manifiesta incapacidad para gestionar un servicio público de primera necesidad.

Los profesionales que velan por la libertad y el ejercicio de los derechos en la ciudad de Madrid, cuentan estos días sus historias en Twitter. Lo hacen a través de dos Hashtags;  sin odio, sin rencor, con respeto y sobre todo con la conciencia de haber hecho su trabajo, incluso más allá del deber, cuando fue necesario en interés de los ciudadanos a los que sirven. Un like, un RT o un comentario de cualquier ciudadano será un regalo que estos le agradecerán.

Son muchos los agentes que, como ya sucediera en el 2012, vuelven a tomar las riendas ante una situación que sitúa al Cuerpo al borde del desastre, en un Madrid que no se puede permitir el lujo de perder a más profesionales de la seguridad. Y ello nos hace preguntarnos si, como sucediera en 2012, los policías se verán obligados a escenificar la asfixia del Cuerpo y de sus integrantes con muñecos colgados de los sitios más inverosímiles. Esperemos que no.

muñeco



Fuente

- Publicidad -

1 Comentario

  1. ¿Son muchos los problemas endémicos que arrastra pero reaccionan ahora? El descontento, muchas veces justificado, con este equipo viene desde el primer día por ser quienes son. De haber seguido los de antes el colectivo habría seguido desunido y sin hacer ruido. A ver si por lo menos de la unión sale algo decente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here