Mecánico Reus, Policía Nacional Guardia Civil
Foto del mecánico Jordi Perelló (Diari Més)

Su nombre es Jordi Perelló, tiene un taller mecánico en Reus y se niega a atender desde el pasado 1 de Octubre a quien sea agente de la  Policía Nacional o Guardia Civil.

Los hechos se desarrollaron el pasado 31 de Enero

Según una noticia publicada por el “Diari Més”, los hechos se remontarían al pasado 31 de Enero. Jordi Perelló posee un taller mecánico en Reus. El pasado día 31, según relata el propio Perelló, recibió una llamada de un policía nacional para hacer una revisión rutinaria a su coche. Al parecer, Perelló, se habría negado a atenderle, ya que decidió dejar de hacerlo tras “lo sucedido el 1 de Octubre” a causa del referéndum ilegal.

Poco después se presentaron en su establecimiento dos dotaciones de los Mossos para indicarle que había recibido una denuncia por incitación al odio y que debía acudir a declarar. Acudió a la comisaria y, siempre según la información del mismo diario, se negó a efectuar esa declaración amparándose en su derecho a no hacerlo.



En unas declaraciones efectuadas al “Diari Mes”, Perelló argumenta que está en su “derecho de atender en su negocio a quien quiera”. Añadiendo, además, que “él no dejó de atender al cliente por una cuestión de raza o de género”. También reiteró que ha decidido dejar de atender a los agentes de la “Policía Nacional y Guardia Civil por no estar de acuerdo con lo sucedido el pasado 1 de Octubre”.

Muy contradictorio

El señor Perelló tiene razón en algo, él está en su derecho de atender en su taller a quien quiera, eso no es discutible. Lo que sí son discutibles son sus motivos. Él, como mecánico, se dedica a reparar coches. Los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil cumplen órdenes. Sus órdenes el pasado 1 de Octubre fueron evitar que se cometiera una ilegalidad y cumplieron esas órdenes.

Dentro de la libertad que él tiene para atender en su taller a quien quiera, esta el riesgo de asumir que tras esta noticia vaya también quien quiera. Unos estarán de acuerdo con él e irán más y otros muchos no, y dejarán de ir. Dejar de atender a todo un colectivo, como es la Policía Nacional o la Guardia Civil, no sé si será un delito, pero sí una ridiculez para alguien que regenta un negocio como el suyo. Qué va a hacer a partir de ahora, ¿preguntarles a todos sus clientes por su profesión?

Esto del separatismo está pasando de lo absurdo a lo esperpéntico, llegando a extremos como este, pone en riesgo su propio negocio por el “prusés”. Pero Perelló, el mecánico, debería tener algo muy metido en la cabeza, si es que le entra, el día que él necesite que la Policía Nacional o la Guardia Civil le presten sus servicios profesionales sí van a hacerlo. No le van a dejar tirado, ni le van a dejar de proteger solo porque se trate del mecánico de Reus que les boicotea en su taller.

Únete a nuestro grupo de Facebook

Únete a nuestra página de Facebook

Síguenos en Twitter

También le puede interesar

Dejemos en evidencia a PSOE, Podemos y CS, sigamos firmando a favor de la prisión permanente revisable

El vídeo de una TV catalana donde se evidencia la vergonzosa manipulación de los niños en las escuelas

Primark abrirá una nueva tienda en Valencia y creará 200 empleos