pensando

En esta ocasión voy hacerme eco de un escrito del día 19 cuya redacción es achacable a Jsobrevive en este diario que lo he tomado como mío, donde me encuentro como si estuviera en mi casa, en este periódico sobresale la libertad bien entendida y como siempre digo, bien razonada  en cuanto a justicia de lo que se escribe con un pensamiento libre, como debe ser. Este caballero nos recrea una piscina climatizada en la prisión de Archidona (Málaga) digna de unas Olimpiadas. Haciendo un severo homenaje a los presos dándole en su justa medida lo que un reo debe merecer en su estancia en la cárcel lo más razonable durante su estancia en prisión.

Debo decir que, me lo estoy pensando, si supiera que por hacer algún hecho delictivo—de poca importancia—me  llevasen a esa prisión de Archidona me lo pensaría hacer, ya que por lo visto  esta piscina deja a las piscinas públicas de los Cabildos, Ayuntamientos, mancocomunidades o de cualquiera de los consejos que hay en  nuestra querida España a los pies de los caballo, es decir: en una mierda de esas que vemos por las calles  una vez pisteadas. Si no veo la piscina carcelaria  no me lo creo, aún sin verla y viniendo de donde viene de este periódico, me lo creo. Este centro penitenciario estaba adscrito a Centro de internamiento de extranjeros y ante los desperfectos que ocasionaron estos “inquilinos” y los trabajos realizados por los desperfectos y deterioros ocasionados en este centro hubo que cerrarlo. Y, una vez que  el arreglo, la comodidad, el gusto refinado y el lujo que merecen los nuevos inquilinos—lo digo por la piscina climatizada—abrirán las puertas libres de cerrojos para su inauguración que Dios mediante será su apertura los últimos días de este mes o a primeros del mes entrante.

Es verdad  que los reos, como personas deben ser bien mirados y atendidos, faltaría más, que como persona civilizada y de moral íntegra así se desea, pero de ahí a tener una piscina climatizada a estrenar y que por ser climatizada pasa su uso en todo el año  no es de recibo ni creo que admisible pora el resto de los españoles. Observando todo esto, me viene a la memoria que de vez en cuando vemos que hay presos que quieren seguir en la cárcel o al menos hacen cualquier hecho delictivo y merecedor de cárcel en cuanto se ven libres.  Tendré que leerme muy bien los castigos que merecen estos hechos penales para seguir pensando y madurando.

Eso sí y, que me recluyan  en la cárcel de la piscina climatizada de Archidona.

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

Más del autor…

La concejala y sus transparencias