diputado
Imagen: commons.wikimedia.org

Ayer se reinciaba la actividad parlamentaria en el Congreso de los Diputados. Dicho de manera llana, ayer acababan para ellos las vacaciones de Navidad. Manda huevos, ¿no? La realidad es que el último pleno de 2017 fue el 12 y ‪13 de diciembre‬ y el primero de este año es ahora, ¿no está nada mal?

Si queremos meter más el dedo en el ojo a la dedicación parlamentaria, diremos que de los 365 días que tiene un año normal, un diputado, aqui es lo mismo para una diputada, puede gozar de 125 días, más los fines de semana, de rascarse lo que le pique.

No pretendo hacer demagogia, de hecho no digo nada de cuando en el pleno no hay ni las ratas, pero  los números cantan. Cuando empezó la crisis muchos elevaron su grito al cielo por las prebendas de la clase política de nuestra España, incluso algún partido cobró vida gracias a ello y, ahora que perece que salimos del agujero, no ha cambiado nada de nada.

Sé que el trabajo de un diputado no solo es asistir al pleno, de la misma manera que el de un profe no es solo dar clase y el de un periodista no solo es escribir un texto y el de un bombero no es sola apagar fuegos, pero hay tantos y trabajan tan poco, que ya canta.

No entiendo nada. ¿A que esperan los políticos para recortar en su propia casa? ¿Alguien me lo explica?

@jmfrancas

Canal de YouTube del Autor

La “miembra” Irene Montero nos deja su “Bibiana Aído” para la posteridad

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

Más del autor…

Prisión permanente revisable

- Publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here