concejala

La mañana de uno de estos días de carnaval  cuando aún no había saltado de la cama me entró una alegría enorme de ver entre mis manos  un retrato  de la Concejala de Transparencia y que transparencia, ¡madre mía! y Participación Ciudadana  del Ayuntamiento de Cádiz, o mejor dicho de Cái. Debo de confesar que estos servicios de mi App los ojeo por la noche y por la mañana.  En ese momento caí que debía de estar unos minutos más en la agradable  y calentita cama, no sé porque  por las mañanas está mucho más caliente que por la noche.

Así es que, como era domingo y no tenía prisa y, si además tenía entre mis brazos la aludida  fotografía metida en la App opté por quedarme un ratito más. Envidia debía darle a la señora Pedroche de no haber salido el día de las campanadas de fin de año de la guisa y atuendo que lucía la Concejal de Transparencia  Doña María Romay en el teatro Falla de Cádiz. Hubo un   deslumbramiento en mi alcoba, miré a mi ventana por si estaban corridas las  cortinas, estaba echada así que no era aquél deslumbre achacable a la luz que me daba de la calle.

Yo no tengo nada que objetar de cómo iba vestida, aunque decir vestida es un atrevimiento. Como soy hombre y me debo a mi raza, la aludida foto era de mi grado en todos los conceptos.  ¿Qué hubiese dicho las tropas de partidos restantes  si hubiese sido una señora del PP la que iba de esa manera vestida? Que conste que estaba agraciada, de hechuras fantásticas, de formas escalofriantes y  de agradable espectácu  para el ojeador que en ese momento era un servidor de ustedes. Pero de ahí  a presentar a las jóvenes  azafatas como reclamo y ornato y recreo, en este caso y apoyados por los feminismos de Podemos en las carreras de los grandes premios de motociclismo y de coches de Jerez que  como se ve todo está entroncando en la provincia de Cádiz.

Las mareas  y todos sus colectivos,  se han vuelto locos o no saben lo que dicen, es más, yo diría que no servirá para nada. Parece ser  que en los estatutos del teatro falla está prohibido que sube un animal al escenario, prohibición que tuvo que acatar una comparsa que quería subir un burro a escena: todo por no hacerle pasar un mal rato al animal. ¿Y el mal rato que yo experimenté cuando vi la foto quien me lo quita?

¿Las transparencias de la azafata de Formula 1? No, de la concejal de Podemos en Cádiz

Se Necesitan 10 Trabajadores Para Limpieza De Oficinas

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

Más del autor…

Añoranza a una ejemplar mili