jordis
Imagen: wikipedia.org
- publicidad -

Cómo gusta a terroristas, secesionistas y otra gente de “mal vivir”, esto de la “internacionalización del conflicto”. ETA persiguió ese objetivo político durante años y ahora son nuestros “indepes favoritos”, Oriol Junqueras y los “Jordis” (líderes de Ómnium Cultura y ANC), quienes piden la intervención de organismos extranjeros, en este caso la ONU, para “resolver” su situación penal y reivindicar su liberación. Apelan, en concreto, al Grupo de Trabajo contra la Detención Arbitraria de Naciones Unidas-

Hemos sabido todo ello por la rueda de prensa que ha ofrecido desde Londres el abogado británico especialista en derecho internacional y derechos humanos Ben Emmerson, que considera que estas detenciones vulneran derechos fundamentales y espera que la ONU “tome todas las medidas necesarias para presionar el Estado español para que estas personas no estén detenidas”.



 El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, creado en 1991 y con más de 600 dictámenes, es un mecanismo impulsado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el que expertos investigan detenciones que puedan atentar contra tratados internacionales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El abogado ha defendido que esas detenciones son una “afrenta a los derechos humanos” porque vulneran varios preceptos: la libertad de asociación, la de expresión y la de participación en la vida pública, y le ha llevado a concluir que es una clara discriminación por motivos políticos.

Emmerson considera también que los cargos de rebelión y sedición que pesan contra los detenidos son “cargos criminales insostenibles”. Para el abogado, Junqueras y los “Jordis” personas pacíficas, que no constituyen ningún peligro y que su situación es impropia de un país democrático europeo.

Ahora falta saber si el Grupo de Trabajo de la ONU admite el caso a trámite, en cuyo caso, sería cuestión como mucho de meses, tener su decisión. No obstante, esa decisión no es vinculante para la justicia española
Si el Grupo de Trabajo diera la razón a los demandantes, el siguiente paso podría ser acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, y la decisión de este tribunal sí sería “vinculante” para España, ha recordado.
- publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here