Hombre que pagó funeraria del hijo de 7 años de su empleado
Jefe del padre del niño fallecido en Fuenlabrada (Telemadrid)

Una de las noticias más tristes y duras que he leído

Relatábamos ayer la triste noticia vivida en Fuenlabrada (Madrid), en la que el cadáver de un niño de 7 años fallecido por un cáncer no había sido trasladado por una empresa funeraria al faltarle a la familia los 1.600 euros que costaban esos servicios. Relatábamos, también, como fue el jefe del padre del pequeño quien finalmente abonó ese dinero. Este hecho provocó que el cadáver de Raúl, que así se llamaba el niño, permaneciera en el sofá de su casa durante 20 largas horas.

Declaraciones del jefe del padre del niño a Telemadrid

En declaraciones a “Telemadrid”, el jefe del padre del niño ha afirmado con billetes de 50 euros en la mano: “Si el problema es dinero, aquí hay dinero”. Y visiblemente enojado ha afirmado: “¿Por 1.600 euros no se lleva a un tanatorio a este niño?” Contestando él mismo a su pregunta: “Me parece, me parece denigrante”.

La empresa de servicios fúnebres subsanó su error inicial

Según la noticia publicada por “Telemadrid” fue la propia empresa de servicios fúnebres, el Ayuntamiento de Fuenlabrada y una fundación, la del Hospìtal del Niño Jesús, la que finalmente pagó el velatorio y el entierro.




Es obvio que los padres desconocían que, normalmente, son los propios ayuntamientos los que se hacen cargo de todo cuando sucede una circunstancia similar. Pero ese desconocimiento ha generado una de las historias más duras que muchos hayamos visto nunca. La desatención inicial de la empresa funeraria dejando a una familia tirada en esas circunstancias nos ha dejado casi sin palabras.

Las únicas que se nos vienen a la cabeza son las mismas pronunciadas por el jefe del padre del niño. ¿Por 1.600 euros? Es denigrante.

Acceda desde aquí al vídeo de Telemadrid

Únete a nuestro grupo de Facebook

Únete a nuestra página de Facebook

Síguenos en Twitter

También le puede interesar

Un niño de 7 años permanece 20 horas muerto en su casa porque sus padres no podían pagar a la funeraria