Tontolabas bienquedas soplagaitas
Abanicos para ayudar a las que de verdad sufren

Aburren a las ovejas

Ayer mismo publicaba un artículo sobre la supuesta solidaridad de la industria del cine y su falta de solidaridad cuando no hay “viruta” y su comportamiento con la actriz Itziar Castro, al ser excluida de una sesión fotográfica de una revista por estar gorda. También me refería a las protestas de la industria cinematográfica contra la industria cinematográfica, llevando abanicos rojos por el poco número de mujeres que formaban parte de la propia industria. Pero hoy me quiero referir a los “tontolabas”, “bienquedas” y “soplagaitas” que asistieron a la gala. Hoy me quiero referir a esa sub-especie que va a hacerse la foto. A esos que acuden a las protestas “chachis”, como las moscas a la miel. A los “tontos a las tres”, vaya.


Lo primero coger el abanico

Me imagino a los “tuercebotas” llegando a la gala y preguntando: “¿Dónde está mi abanico?” Para acto seguido preguntar: “¿Dónde están los fotógrafos?” Y allá que acudirían como Pim y Pom, como Epi y Blas, con su “smoking” de prestado con un bajo de los pantalones más llenos de arrugas, que el cuello de Fernández de la Vega después de la última operación.

Allá que irían preguntando a los fotógrafos: “¿Sale bien el abanico?” “Un poco más arriba Pablo…No tanto, que te tapa los piños”. “Bueno, da igual que los tape. La ocasión lo merece. La lucha por la igualdad de las mujeres, bien merece el esfuerzo del abanico”. “Pedro, por favor, coge bien el abanico. Se abre desde abajo”.

Y allá que fueron los pesados de siempre a hacerse la foto de rigor. La foto de los “bienquedas”. La de los “tontolabas”, la de los “soplagaitas”. La de los “mindundis” que se empeñan en demostrar con un abanico lo normal. Los “patosos” que se empeñan en sacar de contexto lo lógico. Cerebros con encefalograma plano que buscan solucionar los problemas inexistentes haciéndose una foto con un abanico. Porque los problemas de verdad, los que importan, los que de verdad urge solucionar, les importa un bledo. Y eso es por un motivo la mar de sencillo, les da igual, no saben, no les importa y no venden. Solucionar los verdaderos problemas no vende y eso es lo único que buscan estos “pazguatos”, vender. Vendernos las burra. Porque donde verdaderamente existe el problema, donde de verdad se necesitan protestas de esas, no van. Porque no se atreven, porque no tienen valor, porque los que mandan allí son sus jefes.

Únete a nuestro grupo de Facebook

Únete a nuestra página de Facebook

Síguenos en Twitter

También le puede interesar:

Ofertas de empleo en SIXT Alquiler de Coches

Los asistentes a los Goya se solidarizan con las mujeres, excepto si están gordas

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.