feminismo

A raíz de una respuesta a un periodista, sacada de contexto, del presidente del gobierno; acaba de surgir otra polémica, desde el punto de vista de los que suelen ver pajas en ojos ajenos. Es bueno leer cosas al margen de la estupidez de la corrección política. Y no quiero acordarme de aquellas palabras Pablo Iglesias, el que dice que hay que feminizar la política. Diciendo esto: “Me gustaría azotar a Mariló Montero hasta hacerla sangrar”. Si esto es el feminismo que enarbolan las Irene Montero y compañía, prefiero la incorrección política.

Si usted ve que han hecho una injusticia con una mujer, denuncie. Estoy de acuerdo que es el pie de igualdad ante la ley lo que debe movilizarnos. Y hay que denunciar las injusticias laborales, no hay que establecer privilegios a nadie. Una mujer y un hombre son diferentes en algunos aspectos biológicos (algo que espanta a las feministas), tenemos capacidades distintas, pero somos iguales ante la ley, y solo se nos tiene que valorar por nuestra capacidad.

Si un empresario desprecia a un talento por ser mujer demuestra su gran estupidez y sus pocas ganas de hacer dinero. No creo que ese empresario abunde mucho. No creo que la desigualdad salarial por el mismo trabajo sea tan abismal como dicen.

No deja de ser una broma en actitud preelectoral que Esperanza Aguirre, bregada en mil batallas, aceptó bien, fotografiándose con miembras de un colectivo feminista. Pero más allá del chiste, siempre está, como digo, la polémica de los polemistas, que al final lo que pretenden es defender lo indefendible o hacerse pasar por adalides de causas difíciles y desesperadas. Porque el feminismo atendiendo a sus principios y valores, no puede ser de derechas ni de izquierdas. Sorprendentemente, la que fuese número tres de

Podemos, Carolina Bescansa, opina que sí: “Hay quien defiende la igualdad de género y al mismo tiempo aboga por la desregulación del mercado de trabajo. No sé si es coherente o posible, pero estoy segura de que esas personas existen”.

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

Más del autor…

Un país para viejos

Enlaces patrocinados:
Artículo anteriorLos resultados de Rajoy
Artículo siguienteLas desvergüenzas van en mochilas
Miguel Camuñas
De Córdoba. Me siento atraído por cualquier manifestación artística en especial la literatura, poesía, novela y artículos de opinión.