día de andalucía

Hoy 28 de febrero se celebra el Día de Andalucía, con esta efemérides deseo acoplar  esta comunicación a una andaluza en semblanza  hacia todos mis compatriotas andaluces, me refiero a: Magdalena Alvarez,  esta es una  gaditana de los pies a la cabeza, su donaire y temple  le  delata allá por donde camina y si habla es el no va más.

Esta andaluza, nacida en San Fernando (Cádiz) da muestra de su originalidad  incluso cuando habla, su conversación, a veces, nos recrea con una inusitada y aparente verborrea andaluza, como debe ser. Me hubiese gustado decir el gentilicio de esta señora, aunque viendo las desavenidas que tienen los pueblos de alrededor de ese pueblo gaditano, no me inclino por ningún gentilicio para esta señora, pero se podría darse la paradoja que fuese: cañaillas, al  aparecer también se le podría decir isleños.

Qué más da, nuestras madres  nos  parieron  así. Los andaluces no hablamos mal, es que las palabras las atropellamos en nuestra capacidad de oratoria, por este motivo sus frases han derrochado  que la tomen como al Piyayo, poesía escrita por José Carlos de Luna, donde en una de sus hermosas estrofas dice: ”A chufla lo toma la gente y a mí me da pena y me causa un respeto imponente”.

El carácter andaluz nos muestra unas singularidades difíciles de interpretar en el resto de España. La gracia e ironía  de esta señora, Doña Magdalena Alvarez, con su lenguaje y dichos nos revelan que hace años perdimos la oportunidad los andaluces de engrandecer nuestra jerigonza regional  a la categoría  de lengua escrita literaria; de lo contrario sus frases derrochadoras de gracia estarían ahora en superioridad  de esta consideración.

“Es que el aeropuerto de Barajas es “muh” grande” O aquella frase cuando ocurrió el accidente de Spanair que dijo:” Hay determinadas cuestiones, que aun conociéndolas, no las conozco”. De igual manera  esta otra que no comprendo cómo se le dio tanta importancia a estos comentarios de esta notoria señora andaluza con enormes   deslices   cuando dijo aquello de:” Si la borrasca cambió de una forma impredecible no lo pueden predecir, pero si no lo predicen quienes lo tienen que predecir, como piensan ustedes que lo vamos a predecir aquellos que estamos esperando la predicción”. Este trabalenguas, no tartamudeo, estoy seguro que no hay nadie en el resto de España que lo pueda masticar  al menos con el garbo y señorial maestría del verbo saleroso de la inconfundible vecina de la tierra salinera  de “Cai”, y por qué no de todos los andaluces que nos desternillamos   hasta de nuestra sombra. Y, este día 28 de Febrero  hay que reírse y pasarlo bien, que para eso es nuestra gran fiesta andaluza.

Nosotros los andaluces, nos reímos de todo y de todos, nuestras madres nos parieron así, además, esta señora  hace patria cuando dijo aquella frase: “España es muy grande y hay que trabajar en muchos sitios” Entonces nos vamos todos juntos, todos a la vez. Como en Fuenteobejuna, todos a una.  La Andalucía de  aquellos días gloriosos  se lo agradecerá con una sonrisa. Basta de penas, con solo verla y oír sus comentarios, uno se olvida  de las calamidades y sinsabores que nos ha tocado vivir en estos días. Para que se vea nuestra personalidad  y señorío que pasamos de todo, ahí van dos frases muy nuestras: El andaluz no dice que el suelo está sucio, dice “esta comiomierda” o esta otra: el andaluz no te da la espalda: te manda al carajo. Y, de propina este otro: el andaluz no es buena persona es buenagente. Felicidades a todos los andaluces.

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL