desórdenes alimenticios
Imagen: flickr.com

La sociedad se encuentra con problemas que subyacen con el concepto de “menos malos” o quedan en segundo plano, cuando otros más peliagudos los eclipsan. Tristemente venimos observando presiones culturales que dan un valor añadido al hecho de estar delgado. Los cánones de belleza tanto para mujeres como para hombres en cuanto a pesos y formas específicas del cuerpo. En consecuencia, los desórdenes alimenticios en los jóvenes son muy comunes.

La obsesión con el peso afecta a millones de adolescentes de hoy, especialmente a las chicas que acaban de desarrollar, siendo un problema que se puede prolongar durante toda la juventud.

Se dice que una de cada siete mujeres tiene un desorden alimenticio o está luchando contra un trastorno alimentario. Un estudio reveló que el 36% de las adolescentes – más de una de cada tres – creían que tenían sobrepeso, mientras que el 59% estaban tratando de perder peso.

Las dietas milagro y los establecimientos especializados en nutricionismo prosperan a pesar de tener más contras que pros.

Los trastornos alimenticios, incluyendo la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, son trastornos psicológicos que implican trastornos extremos en el comportamiento alimenticio.

Se caracteriza principalmente por períodos o hábitos incontrolados e impulsivos de ingesta de alimentos más allá de unos límites razonables.

Aunque los síntomas no incluyan la toma de purgantes pueden darse episodios esporádicos de ayuno o dietas seguidas de sentimientos de vergüenza o culpa. Las personas que comen compulsivamente suelen experimentar angustia y depresión que, a su vez, den paso a periodos de excesos en la comida.

El peso corporal puede variar de normal a la obesidad leve, moderada o grave.
Otros trastornos alimentarios pueden incluir una combinación de los signos y síntomas de la anorexia, la bulimia y / o trastorno por atracón. Aunque estos comportamientos no pueden ser clínicamente considerados como un síndrome de desorden de alimentación, pueden representar un peligro físico y emocional para la persona con estos comportamientos y, de repetirse, quizá precisen de la ayuda de un profesional.

Médicos, nutricionistas y sicólogos vienen trabajando para mitigar este mal, pero atendiendo a las encuestas de población sobre los problemas que realmente nos preocupan, este ni siquiera supone un porcentaje digno de tener en cuenta para los españoles.

Sobrepeso y obesidad: Consecuencias para nuestra salud

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

Más del autor…

Feminismo correcto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.