hegel

Aquellos que solo tienen fe en la razón son incapaces de explicar las razones de la Fé. Hegel decía en su epoca poskantiana que la Iglesia no era más que una realidad política y social que despojaba al ser humano de toda capacidad para ser algo por sí mismo. Pero en primer lugar, hay que diferenciar el hecho de ser algo por si mismo, del adanismo creador que empodera al hombre al considerar que Dios y el mundo son uno solo, tal como los concebía Hegel.

En segundo lugar, equiparar la Iglesia con una institución política no deja de ser un ejercicio de simpleza anticlerical propio de un idealista, que como todos los idealistas es incapaz de comprender todas las ideas, mucho menos las que proceden de Dios o de lo más hondo de la humanidad, esa palabra que empieza a ser tabú en el Canadá de Trudeau, casi doscientos años después de la muerte de Hegel.

hegel

Feuerbach- hegeliano en primera instancia y más tarde renegado del idealismo- fue aún más allá, invirtiendo los términos de la creación arguyó que Dios no había creado al hombre a su imagen y semejanza sino que “el hombre había creado a Dios a su imagen y semejanza”. Semejante especulación queda refutada por la Santidad. El hombre es poseedor de la capacidad para discernir entre el bien y el mal, pero tal como muestra el pecado original desde nuestros primeros ancestros, es débil (muy débil) por naturaleza. La Santidad no es fuente de lo humano sino de lo divino. Así que el presupuesto de Feuerbach es falso. Otra máxima de Feuerbach era que los hombres que sufren son los que han inventado, o seguido a Dios. En cualquier caso la Historia demuestra justamente lo contrario, véase la trayectoria de San Francisco de Asís (que dejó una vida fácil y acomodada para seguir a Cristo), o del mismísimo San Pablo, de perseguidor a seguidor. Los discípulos y seguidores del Señor, como siempre, dejando en mantillas a idealistas y renegados del idealismo.

Recientemente, el primer ministro canadiense Trudeau corregía a una joven que le hablaba de humanidad para decirle que lo correcto era decir “genteidad”, por aquello de que la palabra en ingles (mankind) pudiera no ser inclusiva con ambos sexos. Sin embargo tal afirmación allende a la corrección política tiene un trasfondo temerario, puesto que la dignidad humana la confiere Dios, pero los derechos de las “gentes” los otorga el Estado. En el fondo del asunto, la idea de civilización de Trudeau no es muy distinta a la de Hegel, pasando por Feuerbach. Es en cambio una síntesis de éstas: el hombre duda sobre las instancias superiores a su ser, después ‘descubre’ que él ha creado a Dios, finalmente, en consecuencia, no le necesita y se convierte en el creador de su propio ser, en su propio dios. Ese prototipo de hombre actual ha construido un antidios a la imagen y semejanza de sus debilidades.
Lo natural es acercarse a Dios, lo preternatural es alejarse de Él en primera instancia y luego suplantarle. El panteismo que hoy llevan de la mano Trudeau, Macrón y toda la hornada de vástagos del Nuevo Orden Mundial, ya daba vueltas a la cabeza de Hegel. Al menos el famoso planteamiento hegeliano “tesis-síntesis-antítesis” tiene alguna utilidad; la de poder explicar todo ese dislate existencial:

-Tesis: Hegel
-Antítesis: Feuerbach
-Síntesis: Trudeau

Moraleja: los  modernos como Trudeau siempre fueron muy antiguos.

Intermón Oxfam, la ONG de los escándalos sexuales, habría colaborado con los golpistas catalanes el 1-O

Derechos Y Obligaciones Del Trabajador (Vídeo)

Si te gusta El Diestro puedes…

Unirte a nuestro grupo de Facebook

Unirte a nuestra página de Facebook

Seguirnos en Twitter

Más del autor…

Ciudadanos: aquella novia entreguerras

Enlaces patrocinados:
Artículo anteriorLa deslealtad de la izquierda (y de Ciudadanos)
Artículo siguienteEl PP debe de mejorar
Eduardo Gómez
Católico de combate. Doctor en ciencias económicas, empresariales y jurídicas por la UPCT (Universidad Politécnica de Cartagena). Profesor de Economía en enseñanza secundaria. Natural de Cartagena (Murcia).