- publicidad -

Oriol Junqueras, el líder de ERC encarcelado por ser “presuntamente” golpista, sedicioso, corrupto y malversador, ha cumplido 100 días en prisión. En este tiempo, se ha convertido en todo un personaje mediático. A través de sus perfiles sociales y de las entrevistas que concede, conocemos su día a día en la cárcel de Estremera. Así, hemos sabido que el día de Reyes, algunos regalos quedaron sin abrir en su casa, bajo el árbol, o que su hijo Lluc no pudo ir al cole la semana pasada porque estaba malito.

Avui en Lluc està malalt i no ha pogut anar a escola.

Una publicación compartida de Oriol Junqueras (@junqueras) el

El exvicepresidente catalán es un tipo listo, y maneja muy bien los tiempos y las “apariciones”. Jugando a ser un preso político, está obteniendo un rédito político, que para sí quisiera su cómplice, el prófugo Puigdemont.

Junqueras exhibe ahora su lado más humano, para llamar a las conciencias de quienes le siguen, y que no decaigan en su lucha por reclamar la libertad de quien, probablemente, vaya a pasar los próximos años de su vida en prisión.

Sabemos, por ejemplo, que aprovecha su estancia carcelera para practicar deporte y que recientemente ha lesionado de una patada fortuita a otro preso, durante un partido de fútbol. El lesionado es un atracador de bancos, que se encuentra ahora de baja por la lesión tras el golpe. Así lo hemos sabido en una entrevista concedida al diario La Vanguardia.



Parece ser que Junqueras se ha convertido en alguien muy popular en prisión, y que lleva una intensa actividad deportiva y cultural. Joaquín Forn, otro de los políticos encarcelados, compañero suyo de celda, ha declarado al respecto  “Oriol les encanta. Hace fórums hablando de las estrellas o ayer incluso les habló de la fundación de Venecia”. También hay presos que les gritan”¡Viva la República, Viva Catalunya y Visca el Barça!

Por la entrevista sabemos también que  en Estremera los presos únicamente sintonizan Onda Cero y Radio Marca, y que sólo pueden ver los partidos de fútbol que se emitan en abierto. El propio Forn estudia crear una peña del Barcelona en la cárcel de Estremera, donde hay más culés que merengues.

Y mientras, su “socio”, viviendo en Bélgica a cuerpo de rey.


Quizás también le interese:

El “procés”, todo por la pasta. Puigdemont, Forcadell, los Jordis, los grandes beneficiados

- publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here