Cuando en España sólo teníamos dos canales de televisión, la primera cadena, y algo más tarde la segunda, ambas de Televisión Española, de todos es sabido que la veíamos en blanco y negro, salvo cuando le salían las dichosas rayas negras transversales.

En aquella época todos nos quejábamos de lo mal que funcionaba el sistema televisivo y no era por gusto, puesto que raro era el día en que en lo más interesante de Bonanza o cualquier película de esas denominadas del “Oeste”, no nos dejaba con dos palmos de narices.

También, entre las muchas entrevistas que se realizaron, había varias en las que se interrogaba a los interviuvados sobre si la televisión era un buen invento o no. Al respecto, recuerdo que un sacerdote dijo más o menos así: -La televisión es un buen invento que Dios ha puesto en manos de los hombres para su disfrute, y espero que estos no lo utilicen para promover el pecado.

Desde aquellas fechas hasta nuestros días ha llovido bastante, en lo que a materia televisiva se refiere, y muchas veces me viene a la memoria la declaración del eclesiástico y me interrogo: -¿Qué pensaría el pobre religioso si volviera a la vida de las programaciones de la televisión actual? Pienso que se santiguaría una vez tras otra o pediría al Altísimo que le proporcionara un billete de vuelta a la gloria, porque si nos ponemos a enumerar lo que nos ofertan a diario, nos encontraríamos con lo siguiente:



• En RTVE los informativos comienzan a las seis de la mañana y le cede el testigo, a eso de las ocho treinta, a “Los desayunos de la 1”. Aquí comienza la “tortura china”, porque el señor Puigdemont y el independentismo catalán puede ser que se lo encuentre usted en el café con leche. No hablemos de la tertulia titulada “Amigas y Conocidas”, porque una pelea de perros, y el ardor que ponen en los debates sus contertulias, hay muy poca diferencia. Tampoco hay que obviar los programas de cocina de esta cadena: “Torres en la cocina, “Aquí la Tierra” y Master Chef”, entre otros, porque al final terminaremos teniendo una ardores de estómago de tanta comida.

• Dejemos a la 1 y otras cadenas para una nueva entrega, porque hay mucha tela que cortar y ocupémonos de la estrella de todas ellas. TV5. Aquí es donde al pobre cura le daba un infarto, porque vaya asquerosidad de cadena. Entre “Sálvame de Luxe”, los/as que quieren cambiar de look, pasando por presentadores que se bajan los pantalones en plena celebración de la entrada del nuevo año… Vamos, para apagar el televisor y encender la radio y escuchar Cadena Cope.

• En la “Cuatro” lo único que se salva es el programa “Cuarto Milenium”, porque entre los granjeros que buscan esposa, las madres que seleccionan novios para sus hijos de moral distraída, la competencia a ver qué madre cocina mejor y vende el artículo con tal de casar a su hijo, nos dan ganas de vomitar.

• Dejemos todo eso y si optamos por ver una película, no les hagan caso a la clasificación que ponen en la parte inferior derecha del televisor, porque si le dice que es para mayores de siete años, quizás se tropiece con escena donde los protagonistas principales se dan un revolcón.

 

Únete a nuestro grupo de Facebook

Únete a nuestra página de Facebook

Síguenos en Twitter

 

1 Comentario

  1. La verdad..que si..je je antes con 2canales de tv..parecia que faltaban canales..y ahora tenemos 50canales de tv…y no sabemos que poner…y la verdad casi todos ponen tv basura..un abrazo jose luis y sigue escribiendo por favor

Comments are closed.