Podemos
Fotografía: commons.wikimedia.org

“La marca Podemos cumple cuatro años este enero y la dirección del partido la da ya por amortizada“. Así lo publica El PERIÓDICO, que al parecer ha podido confirmar que  “la cúpula morada planea cambiarse de nombre para afrontar las elecciones autonómicas del 2019 y las generales del 2020″

Desconocemos si en Podemos se están planteando cambiar el nombre del partido, pero lo que sí es cierto es que están preocupados por su futuro. Desde que aterrizaron en el escenario político, allá por 2014, están en su momento más bajo en cuanto a popularidad y expectativas.



Malas previsiones para Podemos

Las cosas no les van bien, según se van conociendo resultados de distintas encuestas. Las predicciones respecto a expectativas de voto no son buenas. La última encuesta publicada, es la de El Español, que vaticina que Unidos Podemos caería 5 puntos hasta el 16,2 % y obtendría 49 escaños, 22 menos que en 2016, lo que significa un gran retroceso.

Resultados de la encuesta de El Español

Por otro lado, hace tiempo que el líder hace frente a luchas internas en su propio partido, explícitas en el último congreso de Vistalegre. Algunas de las personas relevantes del partido, que estuvieron a su lado desde un principio, o lo han abandonado o han sido relegadas a planos irrelevantes: Bescansa, Monedero, Errejón…

Publiqué, meses después de que el partido iniciará su andadura política, que Podemos sería “flor de un día”, y lo mantengo. Entiéndase ese “día” en términos políticos, donde los calendarios los marcan los periodos electorales.

Pablo Iglesias nació como líder de masas en el contexto asambleario del 15M, pero la situación española ya no es aquella. Las cosas han mejorado, estamos remontando la crisis, no hay rebelión en las calles, los ciudadanos han visto la auténtica cara de Podemos, y la ilusión de muchos ha dado paso a la decepción o incluso al miedo.

El partido afrontaba hora un momento de autocrítica y de reflexión. Quizás le cambian el nombre, el color, o incluso el líder… pero Podemos siempre será Podemos, un partido totalitario, populista, de extrema izquierda. Un partido antisistema que es ahora más peligroso que nunca, ya que puede afectar a la recuperación que España ha iniciado. Ahora mismo, en España no necesitamos populismos salvadores, sino partidos decentes, con políticos capaces, profesionales, competentes, honrados y honestos. Nada de eso nos lo puede ofrecer el partido morado, por mucho que se disfrace.

También puede interesarle:


Izquierda Unida no tiene las cuentas claras. Consejos vendo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este formulario recoge su nombre, email y consentimiento, para que podamos tener una trazabilidad de los comentarios que los lectores hacen en el sitio web. Para más información consulte nuestra política de privacidad, donde encontrará más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.