Pablo García Baena
El poeta Pablo García Baena

PABLO GARCÍA BAENA, CAMINO DEL CIELO

Córdoba te ha llorado, Pablo, y te seguirá llorando. Con el llanto que hay que llorar a los poetas. Con el recuerdo más hondo, pero expuesto en la vía pública, para que tu nombre nunca se olvide; para que siga de generación en generación alumbrando las letras cordobesas. Hoy es ya, el mañana eterno para ti.


Y, para los que aún hacemos el camino, el tiempo de recordar, con delectación, tu arte, tu sencillez, tu verdad, el de muchas décadas de trabajo primoroso gestado en el alma. Ya no verás más atardeceres en nuestro planeta. Pero aquí han quedado para siempre tus premios, nombramientos y reconocimientos varios como el Príncipe de Asturias de las Letras, el de Hijo Predilecto de Andalucía; el Iberoamericano de Poesía, el “honoris causa” en Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba, la dirección general del Libro en la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y un sinfín de menciones, que serán el recuerdo vivo de un cordobés que quiso ser invisible y que, por eso mismo, fue de los más grandes.

Ahora te intuyo navegando por los celestiales predios; allá en la inacabadas e inmensas latitudes donde supongo que los poetas podrán hacer las mejores alegorías de alabanza a Dios nuestro Señor. Con tus vírgenes cordobesas, en especial Nuestra Señora de los Dolores y, también, con el Cristo de la Humildad y Paciencia y tus muchísimas más devociones. Y gozando, de la gran Paz en la que creíste a pies juntillas, en el Reino del Amor Eterno. ¡¡¡Hasta siempre Pablo!!!

El absurdo cambio del final de la ópera “Carmen” de Bizet…

Si te gusta El Diestro puedes seguirnos en Facebook

Otro artículo del autor…

La cientocincuentaycina, el mejor tratamiento