Kim Jong-Un
Imagen: pixabay.com

El presidente ruso, Vladímir Putin, al emitir unas declaraciones recientes, ha dado un respaldo relevante en el escenario mundial al primer mandatario norcoreano Kim Jong-un.
En efecto, el líder del Kremlin señaló con un sentido realista  “Creo que el señor Kim Jong-un, por supuesto, ganó este partido. Resolvió su tarea estratégica: tiene una carga nuclear, ahora hay un cohete de alcance global de hasta 13.000 kilómetros, que puede alcanzar casi cualquier punto en el territorio de su probable enemigo”1, describiendo a Kim Jong-un como una persona  “Absolutamente inteligente y maduro político”.2

Las palabras del presidente ruso no tienen que ser consideradas como mera opinión carente de importancia mundial y desprovista de congruencia con la realidad de los hechos.

Putin es uno de los grandes actores en el tablero internacional ya que de manera escalonada se posicionó como estadista, arquitecto geopolítico y árbitro en el mundo.

El régimen de Pyongyang, al buscar poseer ojivas nucleares y tenerlas, efectivamente estaba –está- cumpliendo una meta geoestratégica para reasegurar su existencia en la Historia. O, al menos, para evitar que su desarrollo sea trazado por los tecnócratas de las élites supranacionales.

En un texto precedente -de Julio de 2017-3 desechamos los criterios propagandísticos y los adjetivos ideológicos  propinados globalmente en torno a la figura de Kim Jong-un y remarcamos que la máxima autoridad de Corea del Norte demostraba tener una voluntad geopolítica y que solamente por esa razón –y no por anhelos de alcanzar la  paz mundial- los poderes occidentales y sionistas execraban al régimen de Pyongyang, dado que Kim Jong-un lograba que Corea del Norte ingresara  al Club de los Países Atómicos, obteniendo de esa manera una “victoria” como muy bien lo aseveró Putin.  Al explicitar su perspectiva, Putin, también lanzó otro mensaje que va en contra de la narrativa fraguada por los poderes adversarios de Pyongyang y que es  repetida hasta el cansancio por los Mass-Media y las burocracias gubernamentales en Occidente: Kim Jong-un no es una autoridad política que padece de insanidad mental, predispuesto a iniciar el ‪Armageddon‬ e imposibilitado de llevar adelante  relaciones sensatas en el plano de la política internacional. Está demostrando que tiene competencia de liderazgo político y que brega por  la supervivencia de su modelo cosmovisional, sin mediatizaciones extranjeras, sean ellas occidentales-sionistas o, incluso, chinas. Por lo que, Kim Jong-un,  no se adscribe  al unipolarismo geopolítico, ni suscribe el Ethos imperante en Occidente y puede entablar  un diálogo válido en el campo de la geopolítica para consumar acuerdos de cooperación pragmática.

El enfoque del realismo atómico respecto de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), también está suavizando el discurso del presidente  estadounidense Donald  Trump; le impele a mantener algunas conversaciones constructivas con Pyongyang, aunque nosotros siempre fuimos partidarios de la imposibilidad de una guerra nuclear entre los Estados Unidos y Corea del Norte pese a la retórica belicosa de los mandatarios de ambos países y pese también  a la presión de algunos actores occidentales-sionistas para llegar a un escenario catastrófico.

La Casa Blanca, en un comunicado fechado el viernes 13 de enero de 2018, mostraba complacencia “porque China está reduciendo drásticamente su comercio con Corea del Norte”4 ya que, según la Administración General de Aduanas de China, el comercio total  de China con Corea del Norte sufrió la merma de  un 10,5 % durante el año pasado, cayendo las importaciones en un 33%,  conforme a la aplicación de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Pero, para Kim Jong-un, las famosas sanciones no determinarán el cambio de rumbo de su diseño de gobierno ya que “Gracias a los cimientos de una economía nacional independiente, a los cuadros científico-técnicos y su lúcidas mentes no experimentaremos dificultad alguna, incluso si nuestros enemigos nos imponen sanciones durante diez o durante 100 años”.5

Ello nos lleva a pensar que, de manera continua, se irá flexibilizando el aislamiento internacional del régimen de Pyongyang y Kim Jong-un proseguirá siendo un líder indiscutido debido a que se ha transformado en un misil geopolítico.

Notas:
1-https://mundo.sputniknews.com/politica/201801111075352302-rusia-corea-norte-relaciones-bilaterales/

2-https://actualidad.rt.com/actualidad/259670-putin-kim-ganar-partido

3-https://www.eldiestro.es/2017/07/la-voluntad-geopolitica-de-kim-jong-un/

4-https://www.efe.com/efe/america/economia/ee-uu-alaba-a-china-por-reducir-su-comercio-con-corea-del-norte/20000011-3490745

5-https://www.rbc.ru/politics/12/01/2018/5a585f4d9a79470f80e655cc

Estados Unidos: fuego y furia

Únete al grupo de El Diestro en Facebook

También te puede interesar…

La voluntad geopolítica de Kim Jong-un