Alberto Garzón hace una grave acusación contra la Familia Real
Alberto Garzón (Wikipedia)

En un informe del Tribunal de Cuentas

Izquierda Unida no tienes las cuentas claras, según noticia publicada por Libertad Digital a raíz de un informe del Tribunal de Cuentas. En ese informe también se detallan irregularidades en otros partidos como Ciudadanos,  EH Bildu, Compromís o la antigua Convergencia Democrática de Cataluña.

El caso de Izquierda Unida es aún más sangrante si tenemos en cuenta que Alberto Garzón pretende ir por la vida como adalid de la honestidad. Pero parece que, como es habitual en estos partidos, una cosa es lo que dice y otra bien distinta lo que hace.

Las irregularidades cometidas por Izquierda Unida

El partido comunista liderado por Garzón habría cometido las siguientes irregularidades detalladas en el informe:


  • La documentación de rigor no ha sido entregada a tiempo, sino que sus federaciones de Cantabria, Castilla y León y Madrid llegaron fuera de plazo.
  • No adjunta una memoria explicativa del balance de situación ni tampoco la cuenta de resultados, algo que esto lo establecido en el artículo 14 de la Ley Orgánica de Financiación de Partidos Políticos (LOFPP).
  • Excluyen en sus estados financieros la actividad económico-financiera de sus sedes provinciales y locales, excepto dos federaciones: la asturiana y la valenciana.
  • El Tribunal de Cuentas recuerda que las cuentas consolidadas excluyen a algunas de las agrupaciones integradas en IU, como Izquierda Abierta, Izquierda Republicana, CUT…
  • Incluyen más de 300.000 euros de donaciones que no han sido adecuadamente identificadas.
  • Cinco federaciones de IU (Baleares, Cantabria, Castilla y León, Galicia, País Vasco)violan las reglas de tramitación de donaciones.
  • Han realizado diecinueve pagos en efectivo por encima del máximo umbral permitido (2.500 euros por aquel entonces).

¿De qué presume Alberto Garzón?

Parece demasiado repetitivo ya, pero es demasiado habitual. La supuesta superioridad moral con la que funciona esta izquierda radical siempre salta a la palestra. Es lo habitual. Demasiadas son ya las ocasiones en las que hacen lo que no deben y ni se inmutan. Son capaces, demás, de criticar a otros por lo mismo e incluso cosas de menor importancia.

Su líder, Alberto Garzón, se pone la toga del “hago lo que me da la gana” y ni se inmuta. Pero esto al final les puede costar caro. La cuerda la estiran mucho, demasiado, y no hay nada infinito. Se les está “viendo el plumero” demasiado. Cada día se entiende un poco más su alianza con Podemos. Izquierda Unida era un partido en caída libre en todos los sentidos y Podemos fue su tabla de salvación. Que nos dejen de vender mantras ideológicos ante lo que fue un asunto meramente económico.


También le puede interesar

Se Necesitan 70.000 Trabajadores Para La Campaña De La Fresa

Así felicita Izquierda Unida la Navidad

El hermano de Alberto Garzón vuelve a casa por Navidad