manizales

Ayer sábado se vivió una tarde histórica en la plaza de toros colombiana de Manizales. En un mano a mano entre Enrique Ponde y Julián López ‘El Juli’ en el que el de chiva logró cuatro orejas y dos vueltas al ruedo en su último toro e indultando al primero de la tarde. Por su parte ‘El Juli’ desorejó a su segundo astado siendo ovacionado en los otros dos.

Lógicamente ambas figuras salieron en hombros en un competido e histórico mano a mano. Y es que no es normal que dos primerísimas figuras se enfrenten a un mano a mano en un ruedo tan importante como el de Manizales.

Ponce indultó al toro ‘Canario’, el primero de la tarde, entre la locura del público que llenó la plaza de toros. Ponce hizo una faena de las suyas, de largos y pausados muletazos, gustándose y disfrutando. Algo de lo que también disfrutó el respetable.

Al tercer toro de la tarde lo recibió el maestro de Chiva a pies juntos. Toreó en redondo y firme. Finalizó la faena con el capote y tras una buena estocada recibió las dos orejas. Sin embargo en su último astado Ponce falló con los aceros, lo que le imposibilitó lograr más trofeos, con una faena de su marca personal dio dos vueltas al ruedo, con el reconocimiento del público de Manizales.

Solo tocó pelo El Juli en el cuarto toro de la tarde. Con el toreo que nos tiene acostumbrados últimamente y tras una gran estocada se le concedieron las dos orejas. En sus otros dos toros El Juli se vió privado de trofeos por fallar con la espada. Pues llevó a cabo faenas importantes, dominando a sus contrincantes.

Finaliza la Feria del Café con un Enrique Ponce trinfador, que recibe el máximo trofeo de la Feria, una réplica en oro de la Catedral de Manizales.

Infórmate de anécdotas y curiosidades taurinas en El Diestro y ¡Olé!

Tambien te puede interesar…

Cuando la música sonó en la Maestranza para un subalterno