errores

Pocos días después del salvaje atentado de agosto en Barcelona, El Periódico de Catalunya, desveló en exclusiva una alerta que los servicios de inteligencia de los Estados Unidos habrían hecho llegar ‪el 25 de mayo‬ anterior a los Mossos y estos no habrían tenido en cuenta.

A la publicación de estos dato siguió el ya habitual desmentido: Puigdemont primero y Joaquin Forn, el Consejero, y finalmente Josep-Lluis Trapero, el jefe de los Mossos, negaron la mayor y tacharon la información de ‘montaje’ y ‘campaña de desprestigio e intoxicación contra los Mossos’. La información mucho más trabada, la pública hoy el propio El Periódico y se hacen eco casi el resto de medios.

El error es del todo humano y, la verdad, si bien puede no ser justificable, si es del todo comprensible. A mi, lo que me enfurece, no fue que no dieran valor a la alerta, cosa grave pues hubo muertos, sino que negaran mintiendo el hecho de haberla recibido. Puedo aceptar el error, pero me niego a tragar con la mentira. Desde siempre he opinado que en la base de nuestra, más que pobre, democracia está el no castigar la mentira: el que miente debe dimitir y desaparecer de la vida pública.

No entiendo nada. ¿Por qué aceptamos sin más en nuestros políticos la mentira? ¿Alguien me lo explica?

Federico Jiménez Losantos pide la disolución de los mossos: “es una banda golpista”

Si te gusta El Diestro puedes unirte a nuestra comunidad en Facebook

Más artículos del autor…

Los aledaños del PP