piropo
Imagen: commons.wikimedia.org

El piropo y la violencia machista

Todos los partidos políticos tienen en sus filas, a personas que consiguen cuando hacen manifestaciones  que rayan con el ridículo y la burla. Hemos visto toda Andalucía y como no, también en toda España, unas publicaciones  del Instituto Andaluz de la Mujer e incluso  de otro organismo—como hay pocos—que se le ha agregado el Instituto Andaluz de la Juventud donde le  atribuyen al piropo violencia machista.

Estamos  divagando o mejor dicho, nos estamos  metiendo en demasiados charcos, yo siempre he creído que algunos políticos son  demasiados sorprendentes en cuanto a revelar  noticias, ahora le ha tocado al piropo, palabra nacional que muchísimos  españoles le hemos dedicado  a una mujer, o por contrario  si ha sido obra  de las asociaciones ligadas a la Junta de Andalucía y  si es así, por mi parte diré que  se han columpiado, han vacilado de lo lindo.

Hablando de los lindo. Yo he echado muchos piropos  y  he observado  a las hembras —a las cuales les he dedicado mis piropos— una alegría sana y una cara sonriente. Y me enorgullezco de lo que le dije a una joven que iba caminando hacía su casa  cuando le eché un piropo, elegante, delicado  hacía su persona, esta joven es mi mujer, la cual llevo 58 años casado con ella. Aquí se ha confundido el piropo con el insulto y las palabras soeces que se podrían dar en ciertas personas no aptas  para estar capacitadas para ser hombres.

No quisiera, no es mi deseo fanfarronear, pero alabo el piropo como un halago hacia  las hembras. Una  vez  paseando por Sevilla por  la acera del Guadalquivir  vi  venir a dos personas femeninas, al verlas me dirigí a la que yo creía de más edad: ¿Señora, es esta su hija? Si caballero, me dijo.  ¿Y porque lo dice?  Las dos estaban  paradas, esperando la contestación, inmediatamente le dije a la señora mayor: que Dios le bendiga a su madre por haberla traído al mundo esta frescura y lindeza de mujer —yo seguía diciéndole— y a usted le diré de tal palo tal astilla. Ya lo he dicho, no deseo fanfarronear diciendo lo que me dijo aquella señora.

En la tele han salido entrevistadores donde la han preguntado a  todo tipo de señoras, jóvenes, mayores y más  mayores. Todas menos una señalaron que les gustaba los piropos bonitos y agradables al oído. Sin embargo hubo una que dijo que si, aunque hay algunos se  pasan de rosca. Todo esto que se está formulando se ha pasado de análisis ímprobos de personas que rayan con estos comentarios  que se han visto en la tele unos videos con caretas que se acercan  a lo grotesco y a lo chabacano por decir algo y no compárame con estos. A mi parecer son  personajes ávidos de figurar en el libro record de los Guinness.

Es tan absurda estas engañosas  y manipuladas informaciones  por personajes que no tiene otra cosa que hacer. No confundamos la hoz con el martillo, la  hoz sirve para segar y el martillo para apuntalar clavos. No confundamos el piropo agradable, galante  y educado con la ordinariez, lo obsceno  de los  piropos guarros  y soases: donde hay multitud  hay confusión.

La Junta de Andalucía considera que los piropos son violencia machista

Ofertas De Empleo En Inditex Para Toda España

 

Más del autor…

Yo no tengo lengua, pero…