cabalgatas

Soy de los que han llegado a la conclusión de que tal y como están las cosas hay que empezar a tomárselas con un poco de humor para sobrevivir entre tanta fiesta, fiestas cada vez más desquiciadas, sé que la evolución es imparable, pero respetar unos valores mínimos no se puede considerar conservadurismo si no sentido común.

El Papa Francisco, como timón de la iglesia es un ejemplo de aperturismo, pero su doctrina no deja de estar a la altura de las circunstancias.

Por eso creo que la carta a los Reyes Magos la ha escrito, urbi et orbi.  En 2015 el pontífice animó a los fieles a vivir “el mismo camino de conversión que vivieron los Magos” y a pedir al Señor que “nos defienda y nos libre de las tentaciones que oscurecen la estrella”.

“Que tengamos siempre la inquietud de preguntarnos, ¿dónde está la estrella?, cuando, en medio de los engaños mundanos, la hayamos perdido de vista. (…) Que encontremos el valor de liberarnos de nuestras ilusiones, de nuestras presunciones, de nuestras ‘luces’, y que busquemos este valor en la humildad de la fe”, abogó.

La llamada religiosidad popular, caracterizada por algunos por su anacronismo y dependencia, se ha desvirtuado, a causa del retraso económico y la incertidumbre de los jóvenes a la enseñanza superior, con lo que ello conlleva de ausencia de educación en los valores racionales y científicos, y se está viendo avocada a expresarse por sus manifestaciones sin ton ni son (cualquier evento es aprovechado para hacer botellón y estar toda la noche tirados en la calle). Probablemente el apego por lo barroco podía corresponderse con el carácter lúdico de los andaluces. Pero vemos tristemente como en Madrid, La Cabalgata de Los Reyes Magos, viene siendo un desmadre sin sentido desde los intereses populistas.

Rememoro a veces “El Carnaval” de Julio Caro Baroja, por su interesante estudio periodístico de las celebraciones patrias y también recurro, por curiosidad, a los ancestros paganos de nuestras fiestas religiosas (El 6 de enero era la fecha de la bendición de los ríos en el culto de Dionisos, que los griegos identificaron con el dios egipcio Osiris). Mantenidas, pese a crisis, hambrunas y guerras.  Asisto perplejo a la hecatombe socio cultural de tener que ver en procesión, señoras disfrazadas de rey mago, señores haciendo lo mismo con gafas y pastorcillos con gorritos de Papá Noel, o lo que es peor, lo que ya me lleva al delirio del mal gusto y el sin sentido, la proliferación de personajes de Disney, Pitufos e incluso Bob esponja, entre los personajes de esta Epifanía española. No puedo incluir este sin-dios, dentro del humor negro, quijotesco y quevediano que siempre ha caracterizado a mis congéneres, si no como he dicho al principio, a la falta de respeto y la carencia de valores mínimos que el permanente influjo de la cateturía y la mamarrachada nos han traído.

Si te gusta El Diestro únete a nuestro grupo en Facebook

Ofertas De Empleo En Leroy Merlin Para Toda España

Otro artículo del autor…

Esperando que el tiempo cambie