asturias
Imagen: commons.wikimedia.org

Leo en la cuenta de El Club de los Viernes de Asturias el siguiente tweet: <<El nacionalismo asturiano haciendo migas con las CUP… ¿¿En manos de estos queréis dejar la educación de vuestros hijos??>>. Acompañado del vídeo que os muestro más adelante.

Resulta que existen separatistas asturianos. Sí, lo que estáis leyendo. Separatistas asturianos que asisten en Cataluña a actos de la CUP para aprender de ellos y que los han apoyado en distintas campañas electorales.

Separatistas asturianos que con el apoyo de una parte del PSOE, principalmente los sanchistas que se hicieron con el control del partido en Asturias en su último congreso, y lógicamente con el apoyo de Podemos, están empeñados en imponer el bable como lengua oficial en Asturias.

Y es que aquí lo que pasa es que hay mucho listo. Mucho listo que se ha dado cuenta de que en España se permite todo y que a costa del nacionalismo pueden vivir muy bien. Y eso es lo que están haciendo en Asturias. Seguir los pasos del nacionalismo catalán.

Y han empezado por el rollo del bable. Y cuando consigan imponer el bable como lengua oficial en Asturias lo impondrán en la educación. Y crearán observatorios del bable y congresos. Y en el canal autonómico se dará prioridad a este dialecto. Y los escritores en bable serán subvencionados. Y los grupos de teatros infantil de bable… Y así todo.

Y dentro de unos años muchos niños hablarán bable. Y la palabra ‘españa’ empezará a desaparecer de su vocabulario para utilizar estado. Porque la referencia a país será en relación a Asturias. Y todo así.

Además se crearán asociaciones por el bable y la identidad asturiana (que seguro ya existen) y que recibirán cuantiosas subvenciones.

En Asturias, unos listos, también han descubierto eso del negocio del nacionalismo. Y como tienen a los tontos útiles de PSOE y Podemos que les apoyan, pues nada. ¡¡A vivir a cuento del nacionalismo asturiano!!

Auge y decadencia del nacionalismo-secesionista

Si te gusta El Diestro puedes seguirnos en Facebook

También te puede interesar…

Las mentiras del nacionalismo