The Times
Frase de Blas de Lezo

Plagado de tópicos

Parece mentira que a los ingleses les guste tanto venir a España de vacaciones. no hay quien lo entienda si realmente piensan igual que los tópicos que utilizan como mofa en el periódico inglés “The Times” contra todos nosotros.

Esto es lo que dicen de todos nosotros:

  • “Jure como un camionero, beba el tinto frío y termínese siempre la cena”.
  • “Ponerse moreno y saber separar tapas y pintxos son los pasos dos y tres, pero todavía queda un largo camino que andar antes de poder considerarse algo más que un guiri”.
  • “Para empezar, olvide las nociones anglosajonas de buena educación, discreción y decoro”.
  • “Ser español significa entrar en un bar, besar y abrazar a completos desconocidos, gritar ‘oiga’ al camarero y tirar todo lo que no puedas comer o beber al suelo. Excepto los vasos. Eso es demasiado”.
  • “Pero sí que puedes tirar al suelo el por favor y el gracias. No hacen falta”.
  • “Si es usted mujer y quiere ser española tiene que llevar abanico es una herramienta, no un souvenir”.
  • “Los países que han sufrido hambrunas son bastante maniáticos”. En cuanto a no dejar nada en el plato al comer.




Y sigue con continuas ofensas la tal Chris Haslam, para hacer una guía de lo que debe hacer el inglés al llegar a España y lo que va a encontrarse. Una guía de tópìcos y absurdeces de un país, el británico, que no tiene mucho de qué presumir.

Los británicos

Ellos dicen que juramos como camioneros, bien, viniendo esto de un país donde durante muchos años ha triunfado un show tan selecto como el de Benny Hill, resulta un tanto chocante.  “Ponerse moreno y saber separar tapas y pintxos”. Lo gracioso es ver a los británicos de vacaciones y lo orgullosos que se sienten cuando se ponen rojos como tomates al sol, lo cual para ellos es bonito. Y lo de los pinchos y las tapas, viniendo del país donde lo que triunfa es el “fisch and chips”, no deja de ser pura envidia.

Las nociones anglosajonas de buena educación, discreción y decoro. En eso no tienen problema, las olvidan rápido cuando se ponen sus calcetines con chanclas, se emborrachan hasta vomitar o provocar destrozos o se intentan tirar desde el balcón de una décima planta, a ver si alcanzan la piscina del hotel. A mi, sinceramente, esas normas anglosajonas, como que no me van.

En cuanto a entrar en un bar, como ellos solo entran en los bares británicos cuando vienen a España, no tienen problema. Allí se sientan como zombies a beber pintas y mirar el fútbol, sin dirigirse la palabra en todas las horas que puedan estar allí. Fútbol y cervezas, un “planazo”para pasar las vacaciones.

Lo que sería ridículo sería que la mujer británica llevara abanico, a no ser que fuera para apartar las gotas de la lluvia continua y el frío que pela, que no se pasa nunca. En cuanto a lo de que somos un país que hemos pasado hambrunas, eso sí que ha sido evolución. Comparar la cocina británica con la española es absurdo, porque no hay comparación. Es mucho mejor dejar el plato vacío, que sentarse a la mesa sin servilletas, como hacen estos británicos tan educados.

Envidia

Lo de los británicos con los españoles es muy fácil de definir, se trata de simple y pura envidia. Envidia que nos han tenido siempre por lo que ha sido este país, por nuestro clima y por nuestra gastronomía. Envidia que ha significado que, históricamente, fueran nuestros enemigos y que convirtieran a piratas y forajidos en “Lord”, solo por luchar contra España.

Qué gran razón tenía Blas de Lezo cuando decía aquello de “todo buen español debería mear siempre mirando a Inglaterra”.



Únete a nuestro grupo de Facebook

Únete a nuestra página de Facebook

Síguenos en Twitter

También le puede interesar

Galletas Gullón oferta 100 vacantes de empleo de operarios

Los podemitas exigen que se les hable de usted (porque son autoridad)

Lacitos amarillos y banderas falsas