timos
Imagen: flickr.com

Voy a sumergirme, por primera vez, en el tan manido asunto de las horas de trabajo semanales para los funcionarios de la Comunidad Autonómica de Andalucía. Creo que todos lo conocen, pero no me importa explicarlo. El gobierno de Susana Díaz mediante decreto ley 5/2016, anuló la jornada laboral de 37,5 horas para los funcionarios andaluces y de 20 o 25 horas lectivas para los profesores. En su lugar estableció 35 y 18, respectivamente. Esta decisión no tenía cobertura legal porque vulnera las normas dictadas por el Estado en el ejercicio de su competencia para regular el régimen jurídico de las administraciones públicas.


Tras un recurso presentado por el Gobierno de España, el Tribunal Constitucional ha anulado dicho decreto ley y obliga a la Junta a volver al horario que figura en los Presupuestos Generales del Estado. La decisión ahora anulada fue, en su día, un TIMO porque la Junta “no era nadie” en esta cuestión. Pero…ya se sabe: hay TRUCOS que valen a la hora de las elecciones. Y suelen dar excelentes resultados. Pero no para ahí la “cosa”. La Junta, inventa la TRETA de hacer TRAMPAS en el solitario.

Y la consejera María Jesús Montero, tan “lista” y “cumplidora” ella, dice que seguirán los funcionarios con las 35 horas y, luego, en sus casas harán media hora “no presencial” Pues, distinguidos gobernantes andaluces: eso tiene un nombre. Y es tan feo que no me atrevo a escribirlo en estas fechas. Y, además, ¿qué hay del agravio comparativo? ¿Qué no les importa? Pues muy mal. ¿Y los sindicatos? ¿Se han percatado de que hay un montón de trabajadores -no funcionarios- que trabajan 40 horas o más semanales? ¿Tampoco tienen nada que decir? Pues fatal.