sin enterarme
Imagen: pixabay.com

A veces repaso a los lectores del diario en un bar cualquiera de la ciudad. Son espectros de los antiguos pobladores de las bibliotecas, que repasan titulares y fotos, mientras degluten café. Alguno más sosegado, se ilustra con los crucigramas o los horóscopos.  Ya se saben las noticias por internet o la tele. Lo escrito es una crónica de crónicas que se va soportando cada vez menos.

No me gustan los titulares y primeras páginas del referéndum, pero estas son fechas de amor fraterno y de reuniones cordiales, en mi entorno se habla de todo y se bromea de casi todo. Los chistes, las bromas y la permisividad festiva de empinar el codo, hacen mirar menos la prensa y atender al boca a boca. Por eso se soportan los delirantes planteamientos de Puigdemont y su tropa desde Bruselas. Estos días, he de oír muchos chistes malos pero como el de Puigdemont reclamando un “diálogo” con él fuera de España, ninguno. Suerte que en Cataluña, jugaron al 155 y les ha tocado el gordo.

No quise ahondar esta mañana en matices, antes de leer, para hablar con propiedad del tema. Saber del gol que le ha metido la generalidad al gobierno y cómo ha sido.   Hoy, en Cataluña, se ha dado el pistoletazo de salida para que un gobierno, que no existe, pueda poner en marcha el estado catalán que está en suspensión de pagos.

En treinta días, supongo, hay que poner en marcha, por un gobierno de chiste, la Hacienda Pública, la Sanidad Pública etc. Me gustaría saber la fórmula.  No la encontraré en ningún diario del país ni en los de fuera.

Nada quedará resuelto, nada cambiará si no cambian también las mentalidades, sino señalamos a los culpables que no son solo los mandatarios, si no quienes les han votado, y no sé en qué enciclopedia o en qué tratado han aprendido lo que les conviene. La verdad está proscrita.  Porque lo que más abunda es la hipocresía. Y al hipócrita lo que más le molesta es la verdad. De este modo, la verdad se proscribe, y el hipócrita vive feliz en su burbuja de mentiras.

Se repite la historia porque esta crisis catalana es la enésima en varios siglos y siempre con el mismo descaro de no haber visto ni entendido nada.  ¿Tendré que recurrir a una de las miles de tertulias televisivas? ¿O mejor a programas del corazón o de cacería de talentos? Tal vez ahí me entere de lo que pasa.

Encuentro extensos y bien explicados, los entresijos familiares del famoseo, los resultados de los partidos de futbol, las recetas de cocina y los magazines de modas. Esos temas reúnen artículos que desmenuzan en profundidad las causas y los motivos de las cosas.

No alcanzo a entender por qué los votantes españolistas han preferido Arrimadas mucho más que a Albiol. ¿Alguien sabe qué han visto en ella que no han visto en él?

Volviendo a la interpretación jocosa y festiva de las cosas, supongo que la lideresa de Cs, ha conseguido ponerse de moda en estas elecciones.

Por cierto, ¿todavía no nos sigues en Twitter? Síguenos aquí

Otro artículo del autor…

Bilingüismo