Separatistas catalanes, imágen de eldiario.es

El separatismo ha dejado claro siempre que no quiere a gente “no separatista” en Cataluña. Lo han demostrado de muchas formas diferentes, ahora lo hacen colgando monigotes en una autovía que simulan ser votantes del PP, C´s o PSC. Esta es la escalofriante noticia que aparece hoy publicada en la web “DolÇa Cataluña”.

Ya nos va teniendo acostumbrados este separatismo dictador a muchas cosas. Nos han acostumbrado a verles hacer el tonto como monos amaestrados, a señores de cierta edad hacer el canelo para defender a un presidente huido y cobarde, o a cientos de cosas más que no cabrían en este artículo, aunque fuera tan largo como “El Quijote”. Pero lo de esta nueva “performance” de colgar a “votantes no afines” riza el rizo de la desvergüenza.

Monigotes de votantes no separatistas colgados de autovía, (DolÇa Cataluña)

Después pueden camuflar todas estas acciones como quieran. Pueden decir que en España sus políticos presos, son presos políticos. O que el referéndum ilegal del pasado 1 de Octubre fue un gran ejercicio de democracia, a pesar de que pudieran votar veinte veces cada uno. Pero hay cosas que no cuelan ante nadie, esta es otra más.

Presumen de un pacifismo que no tienen, que no han tenido y que nunca tendrán, con este tipo de actos no hacen más que demostrárnoslo a todos. Que sepan los “pacíficos separatistas” que les estamos muy agradecidos porque nos lo ponen muy fácil. No hace falta que nos molestemos en demasiados argumentos, porque ellos ya argumentan por sí solos.

Temen a unas elecciones legales como si se tratara para ellos del mismísimo demonio y quieren atemorizar a quien ose no votar lo que ellos digan. Pretenden con este tipo de actos que el votante no separatista tenga miedo de ir a votar, viendo las consecuencias que el no votar a quien el separatismo diga les podría acarrear.

Desde aquí hacemos un llamamiento a todos los votantes no separatistas para que no tengan miedo. Estos engendros no son más que unos cobardes y se pasan el día demostrándolo. Lo demuestran todos, empezando por sus “amados líderes” que permanecen huidos o encarcelados, diciendo “digo” donde antes habían dicho “Diego”. Lo demuestran sus mentiras, falsificando noticias o víctimas inexistentes. Y habría que ver cómo lo demostrarían los que cuelgan monigotes en una autovía si se les pillara. Posiblemente no necesitarían tomar más yogures en su vida porque el tránsito intestinal lo tendrían más que activo.