Rufián Risto Mejide

Si hay una cualidad que debería ser innata en cualquier persona, sobre todo si es político, es la prudencia. Esa es una cualidad que no se da en Gabriel Rufián, como otras muchas. Peca de imprudencia, de descaro y de soberbia en todas sus intervenciones, tanto en las redes sociales como en el parlamento, añadiendo, por si fuera eso poco, otro defecto más: la mala educación.

El juez Llanera del Tribunal Supremo, ha decidido este Lunes no excarcelar a Oriol Junqueras, ni a Forn, ni a los “Jordis”, ante el riesgo evidente de que volvieran a cometer otro acto delictivo, tal y como hicieron provocando un intento de golpe de estado en Cataluña. Si buscaban su libertad es poco inteligente por parte de estos personajes no haber actuado de la misma forma que Forcadell para evitar continuar en prisión, ellos sabrán, que con su pan se lo coman.



La ira de Rufián y su incontinencia verbal no se han hecho esperar. Inmediatamente reaccionó como acostumbra y donde acostumbra, en Twitter, como un auténtico “hoolligan”.

Patricio Rufián muy enfadado (@jsobrevive)


Dice Rufián que el fascismo nunca duerme. Por eso yo le recomiendo unas buenas infusiones de tila o valeriana justo antes de acostarse. De todas formas con su habitual incontinencia verbal, es posible que con eso no sea suficiente y le haga falta un buen “Trankimazín”.

 

25 Curiosidades sobre los gatos que te sorprenderán

Selección de “mejores zascas 2017” a la izquierda y al separatismo