Real Madrid Athletic Bilbao
Fotografía: commons.wikimedia.org

Redacción.- Todo pintaba de cara para el Real Madrid esta tarde cuando se ha iniciado el partido en el nuevo estadio de San Mamés, frente al Athelic Club de Bilbao. El empate matutino del Fútbol Club Barcelona en su casa, frente al Celta de Vigo (2 – 2) debería haber sido un aliciente más para el equipo de Zidane. Pero parece que esta Liga al Real Madrid no le interesa, o no le presta la atención suficiente.

Pero los leones, que venían heridos de muerte tras haber caído frente al Formentera en la eliminatoria de la Copa del Rey hace 72 horas, plantaron cara. Los vascos salieron ordenados al terreno de juego, concentrados y con ganas de pasar la amarga página del jueves. Y eso al Real Madrid le vino grande.

Un Real Madrid que no ha sabido aprovechar la oportunidad que le brindaba el Barça unas horas antes. Un Real Madrid que, después de muchos meses, salía con su equipo de gala, con el que ganó la última Champions League.

Hoy los delanteros merengues han vuelto a demostrar,  y ya van muchas esta temporada, que no están finos de cara al gol. Y Sergio Ramos está desconcentrado. Seguramente por esa falta de gol de su equipo. Y esa falta de concentración provocó que el capitán blanco fuera expulsado tras dos codazos a Aduriz y Raúl García. Con lo que Ramos no jugará el próximo partido frente al Sevilla en el Bernabéu.

En definitiva, un resultado justo en un partido en el que destacó el orden del Athletic Club de Bilbao y la falta de ataque del Real Madrid. El once inicial de cada equipo fue:

Real Madrid: Navas; Ramos, Marcelo, Carvajal, Varane; Modric, Kroos, Casemiro, Isco; Cristiano, Benzema.

Athletic Bilbao: Kepa; Balenziaga, Etxeita, De Marcos, Núñez; García, Susaeta, Irurraspe, Rico; Aduriz, Williams.