Champions

Los equipos españoles han tenido muy mala suerte en el sorteo, sobre todo los blancos y los azulgrana

Los equipos españoles de la Liga de Campeones no han tenido suerte en el sorteo de octavos de final celebrado en Nyon y se enfrentarán a los rivales más complicados que les podían tocar, sobre todo el Real Madrid, que se enfrentará al PSG, y el Barça, que se jugará un puesto en los cuartos de final ante el Chelsea. Un poco menos complicado, aunque no fácil, lo tendrá el Sevilla, que se enfrentará al Manchester United.

La fortuna del acto, que contó con Xabi Alonso -campeón con el Liverpool en 2005 y con el Real Madrid en 2014-, quiso emparejar al defensor del título, el cuadro blanco, con uno de los grandes aspirantes a sucederle y club que más inversión ha efectuado con las multimillonarias contrataciones del brasileño Neymar y del francés Kilyan Mbappe.

El proyecto del club parisino está claramente hecho para, de una vez, asaltar al título continental. Por el momento su andadura ha sido espectacular. Cinco victorias y tan solo una derrota, en la última jornada en Múnich ante el Bayern, y 25 goles a favor, jalonan una marcha imparable.

El nuevo gran ‘tridente’ del fútbol mundial, formado por Neymar, el uruguayo Edinson Cavani y Mbappe, surge como gran amenaza para un Real Madrid que espera llegar en mejor forma a los meses de febrero y marzo, cuando se disputará la eliminatoria.



El conjunto parisino del técnico español Unai Emery, al pasar como primero de grupo, tiene la ventaja teórica de jugar el encuentro de vuelta en el Parque de los Príncipes.

Al Barcelona le tocó en suerte otro de los ‘cocos’, el Chelsea de Antonio Conte, en el que militan exjugadores del conjunto azulgrana como Cesc Fábregas y Pedro Rodríguez, y otros jugadores españoles como César Azpilicueta, Marcos Alonso y el exmadridista Álvaro Morata, la referencia ofensiva junto a la magia del belga Eden Hazard, que está en una forma espectacular.

El cuadro de Ernesto Valverde jugará la vuelta en casa y la ida en Stamford Bridge, escenario de buen recuerdo para el barcelonismo con un gol postrero de Andrés Iniesta que le dio el pase a la final de la ‘Champions’ de 2009, o la diana de Ronaldinho en 2005, aunque hay otras confrontaciones que dejaron peor sabor de boca. Esta eliminatoria se está convirtiendo ya en un clásico de los últimos años.

El Manchester United de Jose Mourinho, ganador de la última Liga Europa, en cuyo palmarés heredó la corona del Sevilla, se enfrentará precisamente al cuadro hispalense, cuya única ventaja será que la presión absoluta será para los ‘red devils’. Para el conjunto del argentino Eduardo Berizzo es todo un reto, pero muy bonito, y hay que tener en cuenta que el sorteo podría haber sido aún peor.

El Manchester City, el equipo que mejor inicio de temporada ha tenido, se medirá al Basilea, una de las revelaciones de la primera fase, que dejó fuera de competición a CSKA Moscú y Benfica. Pese a ello el cuadro de Pep Guardiola puede salir satisfecho del sorteo.

El Juventus, actual subcampeón del torneo y segundo del grupo D tras el Barcelona, tendrá un rival comprometido en el Tottenham del argentino Mauricio Pochettino, que superó al Real Madrid y esta campaña quiere presentar su candidatura.

El Besiktas, que aprovechó un grupo asequible para pasar como primero, reta al Bayern Múnich, que parece ir recomponiendo la figura desde la vuelta de Jupp Heynckes.



Completan la ronda, que se disputará los días 13, 14, 20 y 21 de febrero y 6, 7, 13 y 14 de marzo, los enfrentamientos Oporto-Liverpool y Shakhtar Donetsk-Roma.

Emparejamientos de octavos de final

Juventus (ITA) – Tottenham (ING)

Basilea (SUI) – Manchester City (ING)

Oporto (POR) – Liverpool (ING)

Sevilla (ESP) – Manchester United (ING)

Real Madrid (ESP) – París Saint Germain (FRA)

Shakhtar Donestk (UKR) – Roma (ITA)

Chelsea (ING) – Barcelona (ESP)

Bayern Múnich (GER) – Besiktas (TUR).

republica.com