Podemos
Fotografía: commons.wikimedia.org

Es lo que creo, que Podemos es un cáncer para la democracia de nuestro país. Y como así lo creo así lo digo. Y los últimos acontecimientos tras el asesinato de Víctor Laínez me llevan a reafirmarme.

Me reafirmo en que Podemos es un cáncer para la democracia porque dentro de su estructura hay muchos radicales. Dentro de la formación que dirige Pablo Iglesias hay muchos extremistas que quieren acabar con el sistema. El propio Iglesias así lo repite una y otra vez, que ellos quieren acabar con el sistema constitucional del 78. Y claro, cuando los violentos que están dentro de esa organización escuchan esas cosas de sus dirigentes es normal que actúen como muchos actúan, dejándose llevar por el odio y la violencia.

El “presunto” asesino de Víctor Laínez es un tal Rodrigo Lanza. Un okupa radical que tiene como currículum el haber sido condenado por dejar tetrapléjico a un policía debido a un ataque por la espalda al lanzarle dos piedras. Este es Rodrigo Lanza, un cobarte que ataca por la espalda, como ha hecho con Víctor Laínez.

Sí, Rodrigo Lanza, es un okupa radical que recibió el apoyo de todo el entorno de Podemos, desde Ada Colau pasando por Pablo Iglesias. Y es que este tipo de radicales están muy cómodos en la formación morada. Y Podemos les facilita apoyos y recursos, porque luchan contra el sistema, porque son la punta de lanza para tomar la calle, para plantar cara a todos los que no piensan como ellos (a estos nos llaman fascistas).

Por eso digo que Podemos es un cáncer para la democracia. Porque apoya y da cobijo a gente como Rodrigo Lanza, gente que mata a otro por el mero hecho de llevar una bandera de España. Y lo peor de todo, lo más triste, es que Pablo Iglesias, Colau, Echenique y demás están muy cómodos con esta gente. A lo mejor es porque ellos son iguales. Son un cáncer para la democracia.

Este artículo también te puede interesar:

La basura podemita y sus delincuentes favoritos, como Rodrigo Lanza

Si tienes mascota esta página te interesa…