Lámpara incandescente (Wikipedia)

Lo primero y más importante que debes saber es que pagar la factura de la luz cuando quieras te va resultar algo más incómodo que pagarla cuando la compañía eléctrica quiera. El primer paso que tienes que dar es quitar la domiciliación bancaria con la compañía suministradora. A partir de ahí ya no te ocurrirá lo mismo que ocurre casi siempre, que te llegue antes el recibo al banco que la factura a tu casa.

Es en ese momento, sin domiciliación bancaria, cuando ya dispondrás inicialmente de 30 días para su abono. Lo podrás hacer en tu propio banco o en alguna sucursal del BBVA, a través de sus cajeros automáticos, con la lectura del código de barras y la emisión de un recibo que te hace el propio cajero. Recuerda que en esos cajeros puedes pagar en efectivo y el cajero te devolverá el cambio. También lo podrás hacer mediante tarjeta de crédito directamente con la compañía eléctrica, pero yo soy poco partidario de eso puesto que ya saben demasiados datos nuestros, ¿para qué facilitarles más?



Si en esos 30 días no te viene bien abonar la factura, te harán un pequeño recargo por demora, pero no mayor de 2 o 3 euros. A partir de ese momento recibirás una carta de la compañía reclamándote el abono de una forma amistosa y dándote otro plazo de pago. Será a partir de entonces, si no lo pagas, cuando recibirás una tercera notificación, esa sí que debes tenerla en cuenta y marcar bien las fechas. En esa notificación, que te llegará por correo certificado, te marcarán un nuevo y definitivo plazo con un aviso de corte si no lo haces efectivo.

Desde que te llega la factura inicial hasta el vencimiento del “último aviso” habrán pasado al menos 3 meses, dependiendo del importe de la factura puede ser incluso más tiempo.

También debes recordar algo importante, los cortes de suministro de cualquier compañía (luz, gas o teléfono), no se pueden producir ni en viernes, ni en víspera de festivo.



Es importante que veas esta entrada como mera información de cómo pagar cuando mejor te venga. No es una recomendación de “no pago”, a pesar de lo injusto del precio de la luz y lo mucho que se ha incrementado en los últimos tiempos. Tienes que tener en cuenta que las empresas eléctricas son empresas privadas y con ánimo de lucro, siempre intentarán ganar lo máximo posible como es lógico, a pesar de ciertas malas prácticas que se han descubierto. El verdadero y gran beneficiado del aumento del precio de la luz es el estado, que nos carga auténticas barbaridades en cada factura en concepto de IVA y otros inventos más.

También le puede interesar:

Ofertas De Empleo De SEUR Para Toda España

Modelos de recurso para multas de tráfico

Estos son los radares que más multan en España

- Publicidad -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here