No me toques los GÜEVOX

Empecemos por reconocer que la expresión es un tanto grosera, pero pese a su procacidad, su osadía, su impertinencia… no deja de ser especialmente precisa, justificada, útil, rigurosa, e incluso obligatoria ante las frecuentes situaciones en las que nos sentimos abusados, vejados, tratados de forma irrespetuosa, indigna, en suma, maltratados. Así se expresó el ciudadano … Sigue leyendo No me toques los GÜEVOX