A lo mejor algún alma cándida e inocente pensó en algún momento que la CUP no se iba a presentar a las elecciones autonómicas del día 21 en Cataluña, pero no, era imposible. Estos “antisistema” lo camuflan todo con reuniones y votaciones asamblearias tipo soviético, en las que los únicos que asisten son los afines y los que esperan sacar algún rédito de ellas.

 

Queda muy valiente decir que si las bases no votan a favor en una asamblea no harán nada, pero eso no se lo creen ni ellos. Al calor del sistema se vive demasiado bien y por muy antisitema que se sea el gusto que da el calorcito es el mismo para todos. Decir que no se hará nada sin ser votado y en esas votaciones llevar a cuatro amigotes con los que vas a repartir queda muy “progre”, pero solo eso, queda “progre”, porque el resultado ya lo sabemos todos de antemano.

 

Todos sabemos que en esta vida la imagen es fundamental y la CUP también lo sabe. Si ellos de antemano y una vez anunciadas las elecciones autonómicas hubieran dicho que se presentarían sin más, el resultado habría sido el mismo, pero habría afectado a su imagen de democracia asamblearia. Ahora ya están justificados porque han sido sus bases las que les han indicado que se presenten y no los responsables, ellos tan felices.


El “momio” nos gusta a todos, a unos más que a otros, pero a todos y cuanto más “momio” mejor. Se puede ser antisistema o medio pensionista, pero eso no significa que se sea imbécil y estos “cuperos” lo demuestran constantemente. Estos son demasiado listos.