Chaves y Griñán (Wikipedia)

El próximo miércoles día 13 de diciembre comienza en la Audiencia Provincial de Sevilla el juicio contra uno de los mayores casos de corrupción de la historia de España, el de los ERE de la Junta de Andalucía. Manuel Chavez y José Antonio Griñán se sentarán en el banquillo junto a otros 20 ex altos cargos de la Junta de Andalucía en el que ha sido uno de los mayores casos de corrupción política de la historia de España.

Es tan inmensa la trama corrupta que se investiga y tan grande el dinero defraudado que la instrucción ha durado ya tantos años, que ya casi todos nos habíamos olvidado que ni siquiera los presuntos responsables habían sido juzgados. Serán meses, quizás años los que se tarde en juzgar unos hechos cuyo monto se desconoce, pero que podría superar los 833 millones de euros.

La instrucción fue abierta por la juez Mercedes Alaya, sorprendentemente apartada del caso años después, 2015, y sustituida por la juez María Nuñez. Los magistrados que integrarán el tribunal son: Juan Antonio Calle Peña, Pilar Llorente Vara y Encarnación Gómez Caselles, que tienen ante sí una ardua tarea para desenmarañar lo enrevesado de este caso, así como para evaluar la cantidad total defraudada, al ser tan sumamente grande.



Después de tantos años parece que el caso de los ERE de la Junta de Andalucía se hubiera producido en el Pleistoceno, dada la larga duración de la instrucción de los mismos. Uno de los motivos es la ingente cantidad de dinero defraudada por personas que manejaban tanto la Junta, como el dinero público, de una forma irresponsable y como si formara parte de su propio cortijo. Ya casi todos nos habíamos olvidado de ello.

La presión social que se ha ejercido en el caso de los ERE, ni es, ni ha sido, ni será la misma que la ejercida en otros casos de importes mucho más pequeños, pero menos mediáticos. Esperemos, de todas formas, que los responsables de los mismos paguen con sus huesos en la cárcel, no solo por lo inmenso de lo defraudado, también por la forma en la que se ha hecho, con ese descaro por el que personas como la madre del ex sindicalista de la UGT, Juan Lanzas, utilizó aquella famosa expresión de: “Mi hijo tiene dinero pa asar una vaca”.

También le puede interesar:

Juanma Moreno: “Andalucía ha empeorado desde que gobierna Díaz porque no sabe gestionar”

El centenario de Manolete y su última tarde en Pamplona