Isabel Ambrosio
Fotografía: flickr.com

@Catalega.- Desde el triste día en el que Isabel Ambrosio fue nombrada alcaldesa de Córdoba las cosas han ido de mal en peor para esta Ciudad. Y en especial con las fiestas navideñas, a las que parece la socialista tiene especial inquina…

Ahí nos quedan los nefastos recuerdos de la Cabalgata de Reyes del 2016, que fue suspendida ante la caída de cuatro gotas, o la de este mismo año, colocando a los “niños pobres” con polar rojo en una carroza especial.

Y este año Isabel Ambrosio la ha vuelto a liar, esta vez con la iluminación de nuestras calles. A la espera de otras desagradables sorpresas que nos pueda tener preparadas. Porque la iluminación navideña de Córdoba este año es una auténtica patata. Hemos sido de las últimas capitales en inaugurarlas y la decepción ha sido absoluta.

Las críticas no se han hecho esperar e Isabel Ambrosio, en su línea de “yo no soy responsable de nada” ha justificado las limitaciones en el alumbrado en “la falta de apoyo privado, porque todo el dinero para el adorno sale de fondos municipales”. Sí claro, y talar un árbol para colocar un Nacimiento también es culpa de la falta de colaboración de los comerciantes.

Isabel Ambrosio tiene más cara que espalda. Va de chica que no ha roto un plato, con su sonrisa, con sus buenas maneras… Pero solo es eso, fachada. Fachada tras la que se esconde una persona incapaz para el cargo que ocupa.

El Partido Popular de Córdoba ha criticado, como no podía ser de otra manera, la cutrez del alumbrado. Añadiendo que las deficiencias en el alumbrado y demás adornos navideños no tienen justificación alguna en la falta de dotación presupuestaria, ya que este año el Consistorio tiene asignada la misma cantidad que en ejercicios anteriores, 286.000 euros.

Lo que queda claro es que Isabel Ambrosio y su equipo de CogobierNO están empeñados en amargarnos la Navidad. Año tras año. Y todo ello porque se trata de unas fiestas Cristianas, algo que ellos detestan.

También te puede interesar…

La palabra de Ambrosio no vale nada