Juan Pablo Durán
Juan Pablo Durán (Fotografía: commons.wikimedia.org)

¿A qué espera Juan Pablo Durán para dimitir? Esa es la pregunta que me he hecho desde que saltara el escándalo de la contratación de la empresa de publicidad de su sobrino para la campaña sobre el 40 aniversario del inicio del proceso autonómico de Andalucía.

Resulta que el Parlamento Andaluz, presidido por Juan Pablo Durán, firmó el contrato con esa empresa 24 horas antes de que arrancase dicha campaña, por lo que queda claro que esa empresa estaba trabajando con anterioridad a la firma del contrato.

Un contrato que, además, contiene importantes errores, como la falta de la retención del crédito, algo obligatorio en este tipo de contratos. La empresa adjudicataria, El Cañonazo Transmedia, además es una empresa madrileña, lo que también ha levantado las críticas, por no haberse contratado con una andaluza.

Es decir, el trabajo estaba ya apalabrado antes de la adjudicación, un contrato exprés a dedo, firmado por Durán sin informar a la Mesa del Parlamento de Andalucía. Otro ejemplo más de la política del compadreo, del amiguismo y de hacer de Andalucía su cortijo a la que nos tienen acostumbrados los socialistas. Todo ello con el permiso de Susana Díaz, que calla y no critica la actitud de Juan Pablo Durán.

Y yo me vuelvo a preguntar, ¿a qué espera Juan Pablo Durán para dimitir? Porque lo que tengo claro es que si eso lo hubiera hecho alguien del Partido Popular (de Ciudadanos no que son colegas de Susana Díaz) el propio Juan Pablo Durán habría pedido la dimisión del que hubiera hecho esa contratación.

Pues que se aplique el cuento, que se aplique el cuento y dimita.

Si Juan Pablo Durán dimite puede buscar empleo en Curralia

Este es Juan Pablo Durán…

#DecíamosAyer: Un político bocazas y mal educado

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL