Carmen Franco (Wikipedia)

Son muchas las barbaridades que hemos podido leer estos días relacionadas con la muerte de Carmen Franco. Hija de un fascista, muertos en las cunetas…comparan su muerte con otras muertes denigrando la de esta señora…Barbaridades a las que por desgracia nos estamos acostumbrando los que usamos asiduamente las redes sociales.

Es curioso como toda esa gente que tacha a la hija de Franco de fascista y de no sé cuántas cosas más, se alegra de su muerte, y todo en la misma frase. Pero es que además, después de tacharla de fascista, el protagonista del “jocoso comentario” se declara como un ferviente comunista, vamos que declara ser lo mismo que tanto critica pero con otro nombre. Además de su absoluto desconocimiento de lo que es el fascismo, pero no estamos para dar clases de historia a nadie a estas alturas.



Que un comunista se alegre de la muerte de un “adversario” político es lo normal, es lógico que se alegre por algo muy simple, es comunista. Y podemos dar gracias a que los que se alegran, solo se alegran y no hacen como sus admirados e históricos líderes comunistas que no solo se alegraban, lo hacían después de ser los propios ejecutores de su víctima. El histórico comunismo ha sido eso, no hay vuelta de hoja. Ahí está la historia para quien quiera verla.

Que después unos niñatos, supuestos comunistas revolucionarios, utilicen los servicios de empresas capitalistas americanas para expresar lo revolucionarios y comunistas que son, alegrándose de la muerte de una anciana, no es más que una broma. De mal susto, pero broma al fin y al cabo. Sobre todo para ellos, que están empeñados en demostrarnos su ignorancia continuamente.

También le puede interesar:

IBERIA Contrata Técnicos De Mantenimiento En Madrid Y Barcelona

Canal Sur, tal que TV3

Feliz cumpleaños, Puigdemont

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. La conocí personalmente y era una buenísima persona, amable y sencilla de corazón.Yo era antifranquista,ahora pienso,lo maravilloso que sería , encontrar otro Franco

  2. Si ZP impuso una Damnatio sobre nuestra historia, y que sea aceptada, pacificamente,son dos cosas bien distintas.
    Que nuestros hijos y nietos no sepan que nuestra patria tuvo una época negra, marcada por los que hoy intentan volver a amargar nos la vida,nos acerca a que ellos, desgraciadamente, tengan que experimentar la de nuevo.
    “Si no quieres obtener mismos resultados,no hagas siempre lo mismo” es lo que nos enseñan en investigación, y deberían hacérselo mirar estos ganapanes y tuerceguitas que viven (y muy bien) a nuestra costa.
    Carmen. Descanse en paz.

Comments are closed.