Supercat (Twitter)

Desde que se empezó a producir el golpe de estado en Cataluña han sido ya miles las empresas que han abandonado aquella comunidad autónoma. Algunas, como es el caso de SEAT, no lo han hecho y se han quedado, pero a la expectativa, con la “mosca detrás de la oreja”, como se dice vulgarmente. Y lo han hecho, no sin antes lanzar una advertencia. En el caso de la automovilística SEAT fue su presidente ejecutivo quien hizo esa advertencia:  “La seguridad jurídica y la permanencia en la UE son imprescindibles”.

Cada cual es muy libre de hacer de su vida lo que quiera, cada persona decide sobre su futuro y sobre lo que le atañe. En el caso de una opción política también debe ser así, como no podría ser de otra forma. En Cataluña han decidido votar, bajo mi punto de vista, sin cabeza y en función a un sentimiento completamente irracional. Son muy libres, pero también deben asumir las consecuencias de sus actos.



Una mayoría de catalanes han preferido ponerse la soga al cuello y votar a tres partidos separatistas. Prefieren votar al de un fugado cobarde, al de un preso o al de unos comunistas, cuyo líder ejerce una profesión médica sin haber estudiado para ello. Prefieren olvidar las advertencias de quien les paga sus nóminas todos los meses y se quedan con quien les “alegra” la oreja, a pesar de sus trayectorias vitales, más que dudosas.

Bien, pues me temo que ha llegado la hora de los lamentos. Nadie tiene un negocio para perder dinero o ponerlo en riesgo. Una empresa como SEAT, por ejemplo, se juega mucho ahora mismo con el resultado de las elecciones catalanas. Y no solo se la juega por la inseguridad jurídica, también se la juega por las consecuencias en ventas que su permanencia allí tengan, que las habrá, no lo duden.



No será SEAT la primera que haga sus maletas y se vaya, estoy seguro. Pero también estoy seguro que una empresa como esa tendrá planificadas todas las contingencias que el resultado electoral les pudiera traer. Después de las elecciones, en el separatismo era todo alegría y bullicio. A partir de hoy vendrán las consecuencias de sus decisiones. Estoy seguro que cuando lleguen ya tendrán previsto a quién culpar de ello. Solo espero que el gobierno no nos haga pagar esas consecuencias a todos los españoles, como ha hecho hasta ahora.

También le puede interesar:

Personal para cadena hotelera

El independentismo: un preso, un fugado, un anarquista y dos comunistas

3 Comentarios

  1. Yo lo tengo claro, mientras SEAT esté en una región separatista…elegiré y recomendaré automóviles fabricados en otras regiones de ESPAÑA

  2. Están notando las decisiones que han tomado, y quizás sea tarde, ya hemos ejercido nuestro derecho a decidir los productos que consumimos y cuáles no.
    Y para muchos, los vehículos de Seat,mientras sigan en Cataluña seguirán bajando sus ventas

  3. En el mes de marzo, tenia que cambiar de vehiculo porque el de mi mujer estaba muy tocado y no ofrecia suficiente seguridad. Estuvimos viendo vehículos de tipo pequeño/mediano, mi mujer me dijo que que tal eran los Seat y yo les dije que lo sentía mucho, pero que no queria un vehiculo separatista, perdon Catalan y al final compre un peugeot 308. Es como lo veo y es mi decisión, no comprare ningun producto de allí y lo que deben de hacer Barcelona y Tarragona, es separarse de Cataluña, ya veremos que harían esos payeses nacionalistas sin Tabarnia.

Comments are closed.